No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Ruega a la virgen de Guadalupe fin de pandemia de coronavirus

Franco Coppola, nuncio apostólico en México, fue el encargado de leer un mensaje del papa en el que Francisco.

Avatar del

Por AP

Franco Coppola, nuncio apostólico en México, fue el encargado de leer un mensaje del papa en el que Francisco.(AP)

Franco Coppola, nuncio apostólico en México, fue el encargado de leer un mensaje del papa en el que Francisco. | AP

CIUDAD DE MÉXICO.-América Latina rogó el domingo en un acto de consagración a la virgen de Guadalupe _patrona de las Américas_ por la salud del mundo y el fin de la pandemia del COVID-19 que ha contagiado a más de 50.000 personas y matado a más de 2.000 en la región.

Mientras los gobiernos seguían tomando medidas perentorias para enfrentar el golpe de la pandemia: Perú echará manos de médicos extranjeros y Chile inyectará créditos a las micro y pequeñas empresas aturdidas por la crisis.

En el terreno religioso y en medio del Domingo de Pascua, un acto de Consagración a la virgen Guadalupe se realizó al mediodía en su basílica en Ciudad de México, que fue acompañada por el sonido de las 12 campanadas en distintas catedrales del continente con las que se dio inicio al rezo del rosario.

Franco Coppola, nuncio apostólico en México, fue el encargado de leer un mensaje del papa en el que Francisco bendijo a todos los latinoamericanos en estos “momentos de oscuridad” y a los que llamó a estar juntos en la lucha contra la pandemia.

“No podemos salvarnos cada uno por nuestra cuenta sino solo unidos”, dijo Coppola ante un templo vacío en el que solo estaban los sacerdotes que oficiaron la ceremonia retransmitida en Internet, el lugar donde se han dado cita todos los actos de esta Semana Santa tan peculiar debido al encerramiento exigido por las autoridades para intentar contener la expansión del coronavirus.

Por su parte, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, el peruano Miguel Cabrejos, en un mensaje grabado, recordó que “en pestes y guerras” los latinoamericanos han suplicado a la virgen como lo hacen ahora con la pandemia, y pidió rezar sobre todo por los más vulnerables, “los ancianos, los niños, los enfermos, los indígenas y los migrantes”.

En México, el segundo país con más católicos del continente, la Conferencia Episcopal alentaba a grabar videos con el sonido de las campanas de la iglesia que cada fiel tuviera cercana y las subiera a las redes sociales en un intento más de intentar vivir estas celebraciones en comunidad.

Durante los días de pascua en México se suprimieron las misas y procesiones, pero en algunos puntos del país, menos afectados por el COVID-19, se mantuvieron algunas ceremonias religiosas en comunidades rurales y uno de los principales mercados de pescado de la capital se vio abarrotado para celebrar los últimos días de cuaresma, sin respetar las indicaciones de aislamiento social.

México reportaba hasta el momento más de 4.200 contagios y al menos 273 muertes por la enfermedad.

El domingo también se anunció en el país el fallecimiento de Jaime Ruiz Sacristán, el presidente del consejo de administración de la Bolsa Mexicana de Valores y que fue uno de los primeros personajes públicos confirmados con COVID-19 a mediados de marzo y cuya muerte se hace pública.

  Según la prensa local, Ruiz Sacristán, de 70 años, se contagió en Vail, Colorado, destino de al menos 400 mexicanos de la elite más adinerada del país a quienes las autoridades rastreaban porque temían que pudieran ser un importante foco de la enfermedad. Las autoridades de este estado norteño confirmaron al menos 17 casos positivos de COVID-19 entre las personas que viajaron a ese destino.

Brasil, considerado el país con más católicos en el mundo, celebró el final de una Semana Santa atípica. Por primera vez en la historia, el Santuario de Nuestra Señora Aparecida, patrona de los brasileños, lució sin fieles en la misa del domingo de pascua. 

El arzobispo de Aparecida, Orlando Brandes, pidió a los creyentes que permanezcan en sus casas siguiendo las recomendaciones médicas para enfrentar al nuevo coronavirus.

El presidente Jair Bolsonaro, cercano a las iglesias evangélicas, participaría de una videoconferencia junto a pastores que será transmitido por redes sociales, reportó la prensa brasileña. 

En la jornada, Perú dijo que autorizó la contratación de médicos y enfermeros extranjeros para combatir la pandemia que ha infectado a casi 200 galenos locales y ya mató a uno, lo que podría abrirles las puertas a profesionales venezolanos del ramo radicados en el país.

Mientras en Chile, con 7.213 contagios y 80 fallecidos, el gobierno anunció que entregará créditos a las micro, medianas y pequeñas empresas en función de las ventas, que contarán con seis meses de gracia y tasas preferenciales.

“Estamos también plenamente conscientes de los dolores, las angustias, los temores que afectan a la inmensa mayoría de las familias chilenas que han visto su vida alterada producto de esta pandemia”, señaló el presidente Sebastián Piñera.

 En Guatemala, entretanto, subió a cinco el número de muertos por coronavirus y a 152 el de contagiados. Una mujer positiva dio a luz a una pareja de gemelos, quienes estarían libres del virus, según las autoridades del país centroamericano.

En Ecuador, el número de contagiados reportados hasta el domingo era de 7.466 y de 333 fallecidos a causa del COVID-19, aunque las autoridades sospechan que otras 384, a las que no se les tomaron pruebas, probablemente murieron por la misma causa. La provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país andino con 5.381 casos.

Ecuador es el país más golpeado de momento por la pandemia en la región, después de Brasil.

En Latinoamérica y el Caribe se reportaban más de 56.700 contagiados y más de 2.300 fallecidos por el coronavirus.

La pandemia ha infectado a más de 1,7 millón de personas y causado la muerte a más de 103.870 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

En esta nota

Comentarios