México

Raymundo, joven con discapacidad ahora sueña con ir a NY

El joven de 18 años tiene discapacidad y labora en un cine; con su salario ayuda a su familia y ahorra para viajar a NY

Avatar del

Por El Universal

Karina Garza Treviño y Raymundo(Agencia El Universal)

Karina Garza Treviño y Raymundo | Agencia El Universal

“Es muy cómodo no hacer nada y no esperar nada”, afirma Karina Garza Treviño, madre de Raymundo, un joven con discapacidad intelectual que obtuvo su primer trabajo en una cadena de cines, tras 10 cambios de escuela, un diplomado y una convicción de acero. El regiomontano de 18 años saltó a la fama por un video en redes sociales que fue compartido por su madre.

Estas son palabras que nacen del corazón. De la emoción del primer empleo, y del primer empleo de un joven con capacidades diferentes. Este es mi hijo Raymundo!!”, dice el texto que acompaña al video en el que el muchacho se mostró muy emocionado por su contratación, “quiero aportar [económicamente] en la casa”, expresa en el video publicado el pasado 23 de junio y que se hizo viral.

Karina agradece el cariño de las personas que “se sumaron a su sueño en Linkedin, y gracias a eso se nos abrieron puertas”. Raymundo llegó hasta ahí luego de concluir un diplomado que comenzó a los 14 años, ya que su mamá no quería que “sólo pasara materias”, sino se preparara para la vida.

“Siempre iba muy atrasado en lo académico y debía ir a sus terapias, no se adaptaba”, dice, y es que en México la asistencia a la escuela, en los niveles básicos  es de 97% mientras que entre las personas con discapacidad el porcentaje cae a 80%. Conforme pasa el tiempo, sólo 28% de este sector se incorpora a la educación media superior y superior (Conapred 2018).


Cuando Raymundo debía entrar a la secundaria no encontraban alguna con educación especial; hasta antes de los 15 años tuvo dificultades para estar en una regular, pues “las escuelas no están preparadas para atender un caso especial como el de él. Le hacían bullying y siempre me decían ‘esta escuela no es para él; necesitas una con menos niños’ y la verdad, no es fácil”, así es como decidió inscribirlo al Programa de Inclusión Social y Educativa (PISYE) de la Universidad de Monterrey (UDEM).


“Es un diplomado de cuatro años que está diseñado para personas con discapacidad intelectual”, menciona Paola Dantés Rodríguez, directora de PISYE, quien asegura realizan todo un proceso de acompañamiento desde su formación, con materias que desarrollan las habilidades laborales de los alumnos así como con las empresas, a quienes brindan apoyo de sensibilización con quienes formarán parte del equipo de trabajo.


Su mamá, quien fue madre soltera hasta hace nueve años y con dos hijos más, decidió apostar por su formación para la vida, porque él pudiera incorporarse al ámbito laboral. El cambio escolar trajo consigo a un Raymundo más feliz; su círculo de amigos creció y sus aspiraciones se hicieron más sólidas pues, a decir de Karina, siempre ha querido trabajar.


El año pasado el joven le expresó su deseo de trabajar en un cine, porque “ama las películas, y mi sueño no es que me haga abuela, sino que sea un hombre autosuficiente”, afirma. Añade que es un fiel seguidor de los Tigres y fanático los Patriotas en el futbol americano.


“Raymundo no se autocompadece, yo creo que su inocencia lo ha protegido porque realmente él no se siente limitado, no se ve como discapacitado”, menciona Karina sobre su hijo, quien tiene como siguiente objetivo viajar a Nueva York, y desde su primer día de trabajo en el área de dulcería del complejo comenzó a planificar sobre sus ahorros para pagar su boleto y su aportación para su familia.


El paso siguiente para Raymundo es concluir la secundaria, pues al ingresar al diplomado la dejó.
 

En esta nota
  • Historia de vida

Comentarios