No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Peña Nieto gastó 482 mdp en informes que no contribuyeron a la transparencia

El último año de la administración de EPN, el gobierno gastó 482.1 mdp en la elaboración de libros blancos que no contribuyeron a la transparencia y la rendición de cuentas.

Avatar del

Por El Imparcial

Enrique Peña Nieto.(Archivo)

Enrique Peña Nieto. | Archivo

CIUDAD DE MÉXICO.- Un gasto de 482.1 millones de pesos realizó el Gobierno federal en el último año de la administración de Enrique Peña Nieto para la elaboración de libros blancos que no contribuyeron a la transparencia y la rendición de cuentas, consideró la Auditoría Superior de la Federación. 

El ente fiscalizador reportó en la auditoría 90-GB de la Cuenta Pública 2018 que en la contratación de la elaboración de las memorias documentales se privilegió la adjudicación directa y la invitación restringida, además que hubo una concentración en la asignación de contratos, informó Reforma. 

“Se identificó que ocho entes públicos concentraron el mayor uso de recursos económicos en la contratación de servicios proporcionados por terceros (280 millones 269.0 miles de pesos), los cuales en conjunto representaron el 58.1% de los recursos totales erogados”, indicó la ASF. 

Los entes fueron: 

  • La Comisión Federal de Electricidad 
  • Secretaría de Comunicaciones y Transportes
  • Pemex
  • Secretaría de Desarrollo Social
  • Comisión Nacional del Agua 
  • Instituto Nacional del Emprendedor
  • Secretaría de Economía
  • Secretaría de Cultura

La ASF detalló que para el cierre de la administración de Peña Nieto, se elaboraron 459 libros blancos por parte de 114 dependencias públicas, de los cuales 117 fueron hechos por los propios entes y 342 fueron contratados por un monto de 482 millones de 179 mil pesos. 

Asimismo, la Auditoría Superior de la Federación concluyó que del análisis de la información contenida se identificó que no fue suficiente para evaluar el desempeño gubernamental y apoyar la toma de decisiones, por lo que no se contribuyó a la transparencia y rendición de cuentas. 

La Auditoría resaltó el hecho de que mientras 117 libros blancos fueron elaborados por las propias dependencias, en el resto se erogaron recursos y tuvieron variaciones significativas en cuanto precio y calidad. 

Los libros blanco son registros documentales que tienen el propósito de resaltar las acciones de algún programa o proyecto de Gobierno, políticas públicas y otras acciones gubernamentales relevantes.

"Las debilidades en la calidad de la información en los libros blancos representan un riesgo que, de materializarse, podría imposibilitar conocer la situación real del proyecto, programa o política pública de que se trate, así como las acciones a ejecutarse para su continuidad (en los casos aplicables)", indicó.

"Asimismo, no posibilita contar con una visión global que permita conocer si el proyecto, programa o política pública relevante se llevó a cabo de forma correcta y si se dio cumplimiento al objetivo del mismo".

Con información de Reforma
 

En esta nota

Comentarios