No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

"No queremos una mujer más sin vida en nuestro País”: Miles de mujeres marchan en la CDMX

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.

Avatar del

Por El Universal

1/6
La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.(El Universal)

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor. | El Universal

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.(El Universal)

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor. | El Universal

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.(El Universal)

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor. | El Universal

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.(El Universal)

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor. | El Universal

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.(El Universal)

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor. | El Universal

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.(El Universal)

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor. | El Universal

CIUDAD DE MÉXICO.-Son más de las dos de la tarde en la marcha por Día Internacional de la Mujer de este 8 de marzo. 

El Día de las mujeres se convierte en una marcha que va del Monumento a la Revolución al Zócalo capitalino. Feminicidios y condiciones de desigualdad son el motor de la marcha.

Somos tantas que no se puede ni caminar. Hay batucada, baile, consignas, amigas que se encuentran esta tarde en el Monumento a la Revolución. Los colores que prevalecen son el verde y el morado, hay algunas capuchas y mucha emoción, sobretodo. Se desborda.
La policía capitalina reporta, preliminarmente, asistencia de 30 mil personas.

La alegría por estar juntas es mucha, pero el dolor por las víctimas es demasiado, lo inunda todo. En las caras de sus familiares, lo que hay es tristeza y dolor.

Nuestras lágrimas se han secado pero estoy muy orgullosa de estar con ustedes, de exigir justicia", dice la tía de Aidee Mendoza, estudiante que murió tras recibir un balazo en su salón de clases en el CCH Oriente.

"Ha sido todo muy mal. No ha pasado nada porque no quieren desprestigiar a la escuela. ¿Por qué no se ofrece recompensa para quien dé información? Tengo mucha confianza con la nueva abogada. Mi sobrina sigue viva, ella con su espíritu y su alma me empodera par seguir viviendo y luchando y exigir justicia. Seguiré gritando su nombre para exigir justicia", dijo la tía Gilberta Mendoza.

Cargan una cruz rosa enorme junto con las fotografías de sus muertas y desaparecidas: "Ni una más, ni una más, ni una asesinada más".

"Las queremos de regreso con todas nosotras", señala la madre de Mayra Itzel Arteaga Calderón, desaparecida el 27 de junio de 2019.

Las familiares de las mujeres víctimas de feminicidio, lamentan y reprochan que día con día se sumen nuevos casos y carpetas de Investigación que no avanzan.

"Mi hermana era una mujer soñadora y muy trabajadora, amorosa. Ahora sus hijos viven con su asesino y él ya hasta me demandó. No ha habido ningún avance en el caso, a cada rato me cambian el MP y yo veo que todos los días se suman nuevos y nuevos casos", cuenta Ana Karen Carmona, hermana de Jessica, asesinada hace 8 meses.

"Si es tu primera marcha, bienvenida", dice uno de los cientos de cartelones que esta tarde se elevan sobre la explanada del Monumento a la Revolución.

"De camino a casa, quiero ser libre, no valiente", señala otra. "Alto a la violencia contra nosotras".
"Por las que somos, por las que están y por las que vienen", le cuenta una mujer a otra, de camino a la manifestación.

Con esa emoción, miles de mujeres se reúnen está tarde en la Plaza de la República, y ya marchan hacia el Zócalo capitalino.

Todo es morado y verde: los labios, la pintura en la cara, las blusas, las pelucas, los cartelones: "Soy la voz de las que ya no tienen voz", dice una de las cientos de marchas que se ven en este día.

Con el grito de "¡No están solas!", esta tarde miles de mujeres acompañan a las madres y familiares de las despedidas.

"Gracias por su solidaridad, es lo que necesitábamos, escucharlas en nuestra búsqueda de justicia. Gracias por Fátima", dijo la madre de la niña Fátima, quién fue secuestrada y asesinada al salir de la escuela.

"No queremos una mujer más sin vida en nuestro país. No queremos más familias hundidas en el dolor".
 

En esta nota

Comentarios