México

Mujer policía teme por su vida tras ser destituida por denunciar misoginia

Rosario Dignora Valdez, agente tercera de la Policía Municipal de Ahome, en Sinaloa, se atrevió a decir que a las mujeres agentes las usan como edecanes. 

Avatar del

Por El Universal

Rosario Dignora Valdez, agente tercera de la Policía Municipal de Ahome, Sinaloa.(El Universal)

Rosario Dignora Valdez, agente tercera de la Policía Municipal de Ahome, Sinaloa. | El Universal

CULIACÁN, Sinaloa.- La agente tercera de la Policía Municipal de Ahome, Rosario Dignora Valdez López, dijo que teme que su expediente de catorce años de servicio en la corporación sea manchado con imputaciones falsas o sufra algún atentado por haber hecho público que fue removida de la coordinación de Equidad de Género.

Señaló que ninguna autoridad ha tenido acercamiento con ella para aclarar el trato que le han dado, desde que en los festejos oficiales del Día Internacional de la Mujer se atrevió a hablar que en la policía la equidad de género es solo una simulación y que las mujeres agentes sólo son usadas como edecanes para embellecer los eventos oficiales.

La agente expuso que sus mandos superiores se han encargado de divulgar que es un elemento subordinado, con la intención de desacreditar su activismo a favor del grupo de 32 agentes femeniles las cuales, como ella, no tienen derecho a los ascensos ni mejoras salariales.

Valdez López explicó que a raíz que en marzo pasado fue objeto de un arresto de 36 horas por el discurso que dio, se le ofreció de palabra convertirse en la primera coordinadora de Equidad de Género en la Secretaría de Seguridad Pública de Ahome.

Pero el jueves pasado, por oficio del director de Seguridad Pública, Carlos Francisco Rodríguez Ponce, se le cambio de adscripción y se volvió a comisionar a las unidades operativas, sin darle oportunidad de que le brindarán una explicación del cambio.

Rosario Dignora expuso que su transferencia a patrullajes en las calles se derivó de la lucha que emprendió en defensa de dos de sus compañeras, una de ellas víctima de acoso, cuyos casos se mantienen congelados.

Hizo ver que el segundo caso es referente a una agente de una de las Unidades Elite, a la cual se le obliga a entregar su arma de cargo, al concluir su servicio, pese a que este personal, por su trabajo, se le tiene autorizado la portación de cargo.

Comentó que pese a que se tiene documentado que esta oficial enfrenta amenazas por su desempeño, el Director de la Policía Municipal se negó autorizar que esta mantenga sus armas de cargo como defensa ante cualquier agresión.

En esta nota

Comentarios