No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Joven de 17 años es aceptado en UNAM e IPN

De las 120 preguntas del examen de la UNAM, el joven obtuvo 108 aciertos.

Avatar del

Por El Universal

Sebastián pide a los aspirantes que no se hayan quedado en la Universidad Nacional a que no se rindan.(Especial)

Sebastián pide a los aspirantes que no se hayan quedado en la Universidad Nacional a que no se rindan. | Especial

CIUDAD DE MÉXICO.- Para Sebastián Reyes Soto, julio será un mes que recordará toda su vida, puesto que debido al empeño y esfuerzo para estudiar, pudo ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y al Instituto Politécnico Nacional (IPN), las dos instituciones más importantes del país.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el joven de 17 años, comentó que a pesar de que su bachillerato lo estudió en la Vocacional 6 y tiene un agradecimiento al Poli, elegirá irse a la Facultad de Química de la UNAM, puesto que considera que es la mejor opción.


“Hoy fue un gran día, no lo puedo creer, lo logre. Hoy dejo a mi amado Instituto, pero voy a dar la cara a la Universidad como el politécnico que soy”, escribió en sus redes sociales donde es felicitado por sus amigos y familiares.


De las 120 preguntas del examen de la UNAM, el joven obtuvo 108 aciertos, tres más de los que pedía como mínimo la carrera de Químico Farmacéutico Biológico.


Mientras que para el examen del IPN -que realizó el pasado 25 de mayo y cuyos resultados se dieron a conocer este miércoles- Sebastián también logró un lugar para estudiar Ingeniería Bioquímica en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas.


Sebastián relata que realizó el examen en la primera vuelta, pero le faltó un acierto para poder ingresar a la máxima casa de estudios, motivo por lo que el tener un lugar en sus aulas se convirtió en un reto.


“No me quedé en la primera vuelta porque sólo me faltó un solo acierto. Esto para mi fue un reto por lo que decidí redoblar el estudio. No me abrumaba estudiando mucho, sólo lo hacía por dos horas, tres veces por semana. Pero si sacrifiqué salidas con amigos y familia, pero es algo que valió la pena”.


Como consejo, Sebastián pide a los aspirantes que no se hayan quedado en la Universidad Nacional a que no se rindan, “a que le echen muchas ganas a estudiar, que no desistan porque conozco mucha gente que se quedó también a pocos aciertos en la primera vuelta y decidieron no volver a hacer el examen, pero por muy difícil que se vea entrar a la UNAM es necesario confiar y aplicarse en lograr el objetivo”.

En esta nota

Comentarios