Tendencias
Cintilla de tendencias

Armagedón nuclear

Raquel Buenrostro

Inflación en México

Verónica Castro

Inspira cirujano Rodrigo Merchán tras superar discriminación por usar silla de ruedas a raíz de un accidente

Desde su carrera enfrentó trabas por usar sillas de ruedas, pero Rodrigo nunca se rindió hasta convertirse en cirujano.

Avatar del

Por Redacción/GH

Richardo Merchán superó la discriminación tras un accidente que casi le cuesta la vida para cumplir su meta de ser cirujano.(Especial)

Richardo Merchán superó la discriminación tras un accidente que casi le cuesta la vida para cumplir su meta de ser cirujano. | Especial

MONTERREY, Nuevo León.- Rodrigo Merchán se especializaba en cirugía cuando un accidente casi le quita la vida, pero ni siquiera la parálisis le impidió convertirse en cirujano plástico.

Cuando veo personas con quejas, se limitan mucho. La peor discapacidad está en la mente, no en lo físico", señala el ahora Dr. Merchán al recordar lo que ha superado en su camino a ejercer su profesión.

"No era un niño bien portado, practicaba bicicross por la adrenalina", menciona Rodrigo en una entrevista con Univisión Noticias.

Rodrigo se mudó de Colombia a México

Nacido en Colombia, Rodrigo tuvo que mudarse a León, Guanajuato porque en su país secuestraron a amigos suyos y al llegar a México se reencontró con el bicicross, aunque su familia le pidió que no lo retomara, ya que tenían varios de sus seres queridos sufrieron accidentes de moto.

Fue cuando encontró a una muchacha con muchas deformidades, por quien Rodrigo pensó que le encantaría ayudar a personas así y entró a la Universidad Autonóma de Guadalajara (UDG), donde luego de graduarse sus maestros lo recuerdan por buenas calificaciones.

Ya graduado, el joven se mudó a Monterrey y se compró una moto, viernes santo, para una reunión de bienvenida en viernes santo.

Rodrigo Marchán sufrió accidente por el que lo discriminarían como cirujano

Merchán menciona que en ese entonces se convirtió en un rebelde sin causa que gustaban de emociones fuertes  por lo que se "se le hizo fácil" tomar la moto, para llegar rápido y volver rápido, pero iba "cansadísimo".

El desgaste físico lo hizo dormirse un momento, distracción que provocó un choque por el que estuvo inconsciente durante un minuto. Comenta que al reaccionar, le costaba respirar, porque sentía que sus pulmones se llenaban de sangre luego de terminar con la moto encima.

Tras estudios médicos se supo que tenía una lesión medular, por la que debía someterse a una cirugía que le podría costar la vida.

Esto por el accidente de moto, cuestión que escondió a sus padres porque no estaban de acuerdo en que siguiera con ese pasatiempo.

Intentó todo para volver a caminar al ser discriminado

Merchán se sometió a una infinidad de tratamientos para volver a caminar, incluso llamó un chaman que le  en un extraño ritual le "eructara en la cara", pero no funcionó.

Señala que sí bien asimilar que no volvería a caminar era difícil, lo más complicado vino cuando se percató que no había ningún cirujano que no podía caminar.

Tomó de ejemplo un caso en los Estados Unidos, y se preguntó porqué el no podría ser cómo él, aunque en la universidad le negaron seguir sus estudios, argumentando que "no podía pararse".

Pero él siempre ha vivido sin conocer el no como respuesta, por lo que su familia lo ayudó a conseguir una silla de ruedas en los Estados Unidos; aunque nuevamente fue rechazado, lo que lo hizo caer en depresión.

Para distraerse, el ahora Dr. Merchán asisitió a una boda donde conoció a una mujer con la que no dudo que quería casarse, ya que presentándose como cirujano bromeaba diciendo que le "arreglaría a cada persona" y a ella le dijo que nada.

No paró en su lucha y denunció discriminación que generó resonancia mediática que lo ayudó a que su caso se amplificara para poder obtener su deseada oportunidad de graduarse como cirujano plástico, no como uno general.

Después se dio cuenta que los desvelos, la incesante lucha y las prácticas sirvieron de algo, ya que ahora puede se le van los días entre operaciones, inspiró a su pareja y retomó una de sus pasiones, pues adaptó su silla de ruedas a un transporte parecido a una moto.

En esta nota

Comentarios