Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / INAH

INAH encuentra restos de posible embarcación de la época virreinal

Los expertos plantean que los restos pertenecen a un barco que navegó en el lago después de la caída de Tenochtitlan.

CIUDAD DE MÉXICO.- Por medio de un informe del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), un grupo de arqueólogos mexicanos informaron este domingo que han descubierto siete bloques de madera que podrían haber pertenecido a una embarcación que navegó por el lago de Chalco, en el centro del país, hace más de 400 años.

El hallazgo fue resultado de un proyecto de salvamento arqueológico llevado a cabo por la Secretaría de Cultura en relación con las obras del trolebús Chalco-Santa Martha.

Los bloques de madera, de un metro de largo, 25 centímetros de espesor y entre 30 y 40 centímetros de ancho, fueron identificados en un predio que albergará la terminal del trolebús. Se encontraron a una profundidad de 2.5 metros, y los expertos indican que sugieren la existencia de una aldea antigua.

Los arqueólogos Hervé Monterrosa y Ricardo Arredondo, líderes del proyecto, determinaron, a partir del material cerámico recuperado, que el asentamiento data del periodo Posclásico tardío (1325-1521 d.C.) y los inicios de la época novohispana.

El arqueólogo Guillermo Hernández García explicó los vestigios presentan una curvatura en el lado externo, son convergentes y tienen otra curva menos pronunciada en el lado interno. Los extremos parecen tener muescas, posiblemente para funcionar como límites de objetos de dimensiones similares.

A partir de estos detalles, los expertos plantean la hipótesis de que los restos pertenecen a la estructura de un barco tipo bergantín que navegó en el lago después de la caída de Tenochtitlan en 1521.

Además de los bloques de madera, se encontró la parte trasera de una canoa monóxila de aproximadamente un metro de longitud y fragmentos circulares que podrían ser el extremo de un remo de madera.

Todos los restos descubiertos están siendo resguardados en un laboratorio del proyecto en Chalco, donde se realizarán labores de conservación preventiva y un estudio tridimensional.

En esta nota