No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

''Golpeaban a mi esposa e hincaban a mi hermana''

El hombre era señalado como presunto integrante del Cártel de Los Caballeros Templarios.

Avatar del

Por El Universal (SUN)

''Golpeaban a mi esposa e hincaban a mi hermana''(Pixabay)

''Golpeaban a mi esposa e hincaban a mi hermana'' | Pixabay

MORELIA, Michoacán.- Los hechos ocurrieron el 19 de julio del año 2014 en la ciudad de Tijuana, Baja California, cuando al hombre se le cumplimentó una orden de aprehensión.

Juan Carlos Almazán Mendoza “El Pillo” era señalado por la otrora Procuraduría de Michoacán como presunto integrante del Cártel de Los Caballeros Templarios.

Juan Carlos Almazán fue detenido y trasladado al Centro de Reinserción Social “David Franco Rodríguez”, ubicado en el municipio de Charo, Michoacán.

Durante su proceso, Almazán Mendoza presentó una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos el 18 de octubre del año 2016.

La relatoría de los hechos, peritajes y exámenes médicos fueron parte fundamental para que la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitiera una recomendación por tortura.

En la recomendación ya concluida 004/2019, destaca la narrativa de la víctima de tortura que señala Ricardo Delgado y a cuatro policías ministeriales más de torturarlo.

Acusó que los ministeriales ingresaron entre 6 y 7 de la mañana a su domicilio, en el que se encontraba él y su familia.
Señaló que varios hombres entraron a la fuerza a su domicilio en Tijuana; iban vestidos de civiles, no se identificaron y tampoco le dijeron si se le acusaba de algún delito.

“Ellos (ministeriales) entraron golpeándonos a todos; incluso a mi esposa la golpearon y a mi hermana la hincaban y le cerrajeaban armas de fuego en la cabeza”, describió.

Relató que los agentes los amenazaron con que los iban a matar a todos. Incluso a su padre lo golpearon tanto, que le fracturaron las costillas.

Posteriormente, continuó, los sacan de la vivienda a su esposa y a él y los suben a una camioneta color blanca de la marca Mercedes Benz.

Dijo que ya dentro del vehículo los volvieron a golpear a él y a su esposa, pero, agrega, aún no sabía de qué se trataba, porque solo les gritaban que los iban a matar.

Incluso, describe, hasta esos momentos no sabía que se trataba de policías ministeriales.

“Es una total mentira que me hayan detenido cuando yo iba por la calle, y que se hayan identificado con el suscrito como elementos de la policía ministerial”, reiteró.

“Mucho menos me hicieron del conocimiento que tenían una orden de localización y presentación porque se me acusaba de secuestro en la ciudad de Apatzingán”, indicó.

Tras dos años de investigaciones, la CEDH Michoacán determinó que “efectivamente fueron violentados los derechos humanos del agraviado”.

En el documento de 64 fojas, la CEDH explicó que hubo violación a la Integridad y Seguridad Personal, por la comisión de actos consistentes tratos crueles, inhumanos o degradantes en contra de Almazán Mendoza.

Aun así, Ricardo Delgado Castellanos, fue nombrado el pasado domingo como subsecretario de la SSP del estado.

Lo anterior, establece el organismo, constituye una ofensa a la dignidad humana y rompe con el marco de legalidad establecido en un estado de derecho por parte de los elementos de la Policía Ministerial.

Derivado de lo anterior, la CEDH emitió una serie de recomendaciones que aún están en proceso de que las cumpla la hoy Fiscalía estatal, la cual en su momento aceptó.

De Juan Carlos Almazán Mendoza, se conoció que poco tiempo después de que fue emitida la recomendación, fue asesinado al interior del penal en el que se encontraba.
 

En esta nota

Comentarios