No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Estas fueron las primeras epidemias que llegaron a la CDMX

Algunos episodios, como el pánico, las escenas de saqueo, discriminación y violencia, han sido recurrentes a lo largo de la historia de la Metrópoli.

Avatar del

Por Agencia Reforma

Los primeros habitantes de la Ciudad de México fueron sobrevivientes de una epidemia.(Agencia Reforma)

Los primeros habitantes de la Ciudad de México fueron sobrevivientes de una epidemia. | Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los primeros habitantes de la Ciudad de México fueron sobrevivientes de una epidemia.


La urbe que anteriormente ocupaba el mismo sitio, Tenochtitlán, fue diezmada por un sitio militar acompañado de un brote de enfermedades como la viruela y el sarampión, mismas que fueron heredadas a la nueva capital de la Nueva España y que azotaron a la población indígena durante más de un siglo.


Pero no fueron las últimas y, como la actual pandemia por Covid-19 muestra, éstas han marcado la historia de la Capital, fenómeno que ha sido estudiado, entre otros, por las historiadoras América Molina y Claudia Patricia Pardo, para quienes el brote actual representa un reto formidable para los capitalinos.


Desde la caída de Tenochtitlán hubo una epidemia asociada, la de viruela, la primera en el continente, que ayudó mucho a que los conquistadores tomaran la Ciudad y que un imperio tan impresionante cayera. Todos sabemos que Cuitláhuac cayó víctima de esta enfermedad", recuerda Pardo, investigadora del Instituto Mora.


Algunos episodios, como el pánico, las escenas de saqueo, discriminación y violencia, han sido recurrentes a lo largo de la historia de la Metrópoli, aunque las diferencias también son importantes: desde los desarrollos de la ciencia y la globalización, hasta la pérdida del orden colonial, que trajo consigo la salubridad como responsabilidad del Estado y no de la Iglesia.


"La Ciudad es el centro urbano más importante del País, es el corazón político, social y tiene por lo mismo una gran densidad demográfico, el pasado más cercano a lo que estamos viviendo es el 2009. Aquí fuimos el epicentro de la pandemia y las circunstancias son diferentes a las que vamos a vivir ahora", consideró Molina, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).


Cada siglo de epidemias en la Ciudad ha tenido sus propias características y, si bien la primera y más letal de todas fue importada de Europa, le siguieron brotes domésticos de las mismas enfermedades junto con otras, como el tifo (la llamada "matlazáhuatl") en el siglo 17, hasta nuevos brotes pandémicos a principios del siglo 19.


"Las pandemias de la era moderna fueron el cólera, en la Ciudad de México se presentó en 1833 con una tasa de mortalidad de 31 por ciento, nada que ver con lo que hasta ahora tenemos, y que en 1850 se volvió a presentar: el cólera se propaga a través del agua y las condiciones sanitarias no eran las adecuadas", refiere Molina.


Sobre este brote, que tuvo como consecuencia, entre otras, la instauración de la tradición de la representación del Viacrucis en Iztapalapa, Claudia Pardo apunta un dato adicional: como tal, la pandemia de cólera inició en 1817, por lo que su llegada a México tomó 16 años desde su aparición en el sureste asiático.


Y no ha sido la única huella dejada por la enfermedad en la cultura local: la epidemia de "matlazáhuatl" de 1737 tuvo como resultado la elevación de la Virgen de Guadalupe como patrona de la Ciudad, nada menos. Un brote epidémico en la Capital también acabó con la vida de Sor Juana Inés de la Cruz, a finales del 17.


"La bacteriología va a ser el gran cambio, y ya en la época del Porfiriato los 'higienistas' van a ser los encargados de darse cuenta que todas estas condiciones de hacinamiento en los que vivía mucha de la población en la Ciudad los hacía más susceptibles", explica Pardo.


Así, en la epidemia de tifo de 1916, esta falta de higiene sería duramente reprimida por el militar y médico José María Rodríguez (un Hugo López- Gatell de su época), quien en nombre de la sanidad identificó, contuvo, bañó y rapó a la población hacinada en los barrios más insalubres de la época, aunque la infección no se detuvo en ellos.


"Hoy sería imposible que llegara un piquete de soldados a recoger a la gente, juntarla, obligarla a bañarse y raparla", reconoce la especialista.


Sobre el costo económico de todas estos brotes, las especialistas coinciden en que, entonces, era el costo de vidas el que más pesaba, en el corto plazo, en el mercado laboral y productivo del País, aunque también se llevaban a cabo cierres escalonados de establecimientos.


"Siempre hubo pánico, desabasto, la gente no tenía un nivel de consumo tan alto como ahora, pero sí había crisis de subsistencia, era una sociedad basada en la agricultura: los hacendados acaparaban el maíz, no lo surtían. A eso se sumaba la gran pobreza y la población de calle.


"Pero obviamente si hay una caída de la población hay mano de obra que falta", refirió Molina.


Ahora que los virus "viajan en avión", como observa Pardo, el impacto en la salud y la economía local se enfrenta a una precipitación poco antes vista, y estarán las historiadoras, desde casa, atentas al registro de ella.

Tabla propuesta (Muertes en la CDMX):
1. Viruela y sarampión 1519: millones de muertes (la población se redujo de 25 millones a 700 mil en 1625, correspondiente al centro de México).
2. Epidemia de cólera 1833 : 9 mil 445 muertes (casi 5 por ciento de la población, de 200 mil habitantes).
3. Tifo de 1915-1916: 1658 - 1916 personas
4. Influenza Española 1918: 7 mil 375
5. AH1N1: Sin datos específicos para la CDMX.
6. Covid-19: xx (hasta el 14 de abril).

En esta nota
  • Epidemias en México

Comentarios