Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / Xóchitl Gálvez

Xóchitl Gálvez afirma que "se acabaron los abrazos" y promete cárcel de alta seguridad

La candidata opositora afirmó que el deber de las fuerzas armadas no son las tareas civiles, sino deferender a los mexicanos del crimen organizado.

Xóchitl Gálvez afirma que "se acabaron los abrazos" y promete cárcel de alta seguridad

FRESNILLO.- Tras encabezar la caminata nocturna “Por un México sin miedo” para dar inicio a su campaña presidencial, Xóchitl Gálvez afirmó que “se acabaron los abrazos a los criminales y en mi gobierno la ley será la ley”, haciendo clara referencia a la política de “abrazos, no balazos” del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Para tener un México sin miedo vamos a contener a las organizaciones criminales más violentas y agresivas de nuestro país, especialmente iremos sobre aquellas organizaciones que extorsionan y amenazan a los ciudadanos”, aseveró.

De este modo, propuso reforzar a la Guardia Nacional para que sea “realmente guardia y realmente nacional”, y así poder darles instrucciones contundentes para perseguir a la delincuencia organizada en todos los estados del país.

Te puede interesar: Xóchitl Gálvez critica a la administración de AMLO en horas de inicio de campaña

Asímismo, apeló a las fuerzas armadas, afirmando que su deber no es arreglar el pavimento de las calles o tareas de índole civil, sino combatir la violencia que pone en peligro a miles y miles de ciudadanos mexicanos cada día.

A nuestros soldados y marinos no les corresponde tapar los baches en una carretera o prestar servicios de hotelera en un centro turístico, vamos a sacar al Ejército y Marina de las tareas civiles que los distrae de su misión principal: defender a México de la mayor amenaza de nuestra soberanía, el control territorial del crimen organizado sobre vastas zonas del país. A los civiles lo que es de los civiles y a los militares lo que es de los militares”, afirmó.

Por último, la candidata de oposición, ofreció la edificación de “una prisión de muy alta seguridad y con tecnología de punta para que los delincuentes tengan miedo de caer ahí y la piensen antes de cometer una atrocidad. Se les acabaron los privilegios a los delincuentes: quien la haga la va a pagar”.

En esta nota