Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / #EnTendencia

Hora de soñar

Investigadora de la Clínica del Sueño de la UNAM comparte sus consejos para un buen dormir.

Que si debes beber un vaso de leche tibia antes de dormir, que si es ideal una ducha o el consumo de pastillas para un mejor descanso. Sobran los consejos para inducir el sueño, pero ¿realmente ayudan? Selenne Verde Tinoco, promotora de salud y miembro desde hace 13 años del grupo de investigación de la Clínica del Sueño de la UNAM, aborda esos temas y comparte las mejores técnicas para un descanso reparador.

Una rutina cotidiana es básica para el objetivo. “Si la persona tiene horarios regulares para acostarse y despertar va a favorecer la calidad y cantidad de sueño”, expresa. Es clave, además, un dormitorio con las condiciones ambientales adecuadas.

“La temperatura es un factor importante en nuestra calidad de sueño: si nosotros tenemos calor, debemos hacer uso de algunos ventiladores con bajo ruido o también de utilizar tapones auditivos. En el caso de un antifaz, tratar de tener nuestra luz controlada”, comenta.

Ver las redes sociales, las apps de mensajería o hasta distraerse en el móvil con algún video también afecta, debido a la exposición a la luz azul.

“El uso de teléfonos celulares o de dispositivos como lo es la televisión va a favorecer que haya una luz externa que active de alguna manera zonas específicas del cerebro y que tarde más tiempo en dormir, esto me va a recorrer estas etapas y voy a tardar más tiempo en llegar a un sueño profundo”, menciona Verde Tinoco. Hay, además, gente que realiza ejercicio por la noche, lo que coloca al cerebro en un estado de híper alerta.

Esto va a afectar de manera muy significativa mi arquitectura del dormir, mis fases del sueño, pero, además, el porcentaje de etapas que deberían de ser, expresa la especialista. Incluso la dieta, con sus respectivos horarios, incide en el cómo dormimos. Si cenamos o consumimos alimentos ricos en grasa o también abundantes antes de dormir nos van a ocasionar una serie de trastornos del sueño como lo son las pesadillas o bien vamos a permanecer en etapas de sueño muy ligero.

¿UN MAL SUEÑO PROVOCA LESIONES?
Cuando una persona permanece más tiempo del ideal en el sueño ligero, habrá un menor porcentaje de las siguientes etapas.

“Al final nuestro sueño de movimientos oculares rápidos o sueño REM, que es uno de los principales pilares para la consolidación de la memoria, para funciones importantes como la restauración del cuerpo y consolidar también o restaurar el sistema inmunológico, pues bueno, se van a ir acortando las etapas y eso trae como resultado que al final yo tenga menos porcentaje de esas etapas significativas o que me van a restaurar más el cuerpo.

“En el caso de los deportistas hay mayor probabilidad de lesiones y de accidentes también por la mañana, ya que me expongo a que haya un mayor riesgo de accidente”, comentó.

DESCANSA Y CONQUISTA
En el deporte de alto rendimiento, una carrera longeva también está asociada a la calidad del descanso que la acompañe. “En los atletas la función cognitiva está realmente marcada por las somnolencias: si yo no tengo un descanso adecuado o un sueño reparador voy a tener mayor dificultad para desempeñar cualquier actividad deportiva o bien si soy un atleta de alto rendimiento también se va a ver afectada mi disciplina durante el día”, comentó Verde Tinoco, miembro del grupo de investigación de la clínica.

EL SUEÑO DEL ALTO RENDIMIENTO
La especialista Selenne Verde Tinoco, de la Clínica del Sueño de la UNAM, dijo que, en promedio, una persona debe dormir entre 7 y 9 horas diarias, aunque en el caso de atletas de alto rendimiento se llegan a recomendar hasta 9 o 10.

La falta de sueño no solo incide en lesiones. “Va a favorecer mayor probabilidad de desarrollo de algunas enfermedades o de comorbilidades o de algunas enfermedades crónico degenerativas como es el caso de la obesidad, diabetes e hipertensión arterial”, comentó Verde Tinoco.

En esta nota