Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / Cementerio

Don Ramón: 70 años en el panteón y un único encuentro con lo sobrenatural

El relato de Don Ramón, la luna llena y la mujer de blanco

Torreón.- Reyes Martínez es un hombre de 76 años mejor conocido como Don Ramón, quien nació y creció en el Panteón Municipal número 1 de Torreón, México. Siendo parte de este entorno, ha desempeñado varios roles en el cementerio, desde ayudante hasta velador.

Vivir en un cementerio podría parecer muy aterrador, sin embargo Don Ramón confesó que nunca había visto algo paranormal en su vida, hasta hace seis años atrás mientras descansaba en una lápida en una noche de luna llena.

Según su testimonio, vio a una mujer vestida de blanco caminando a pocos metros de él. Aunque inicialmente pensó que era su vecina Lucy, la mujer no respondió cuando la llamó. Continuó caminando lentamente hasta que se perdió en la sombra.

El Imparcial: imagen de artículo

“Ahí empecé a sentir como si tuviera en la cara muchas hormigas, yo creo que del puro susto, jamás me había pasado. 

Pronto fui con unos tíos que vivían aquí en el panteón también y me dijeron que no cualquiera ve esas cosas, pero para mí era la primera vez en más de 70 años”.

Al día anterior, habían sepultado a una mujer que supuestamente fue asesinada por su pareja antes de casarse, y su tumba estaba cerca del lugar donde vio a la figura vestida de blanco, por lo cual Don Ramón especuló que podría haber sido el espíritu de esa mujer, ya que la había visto con un vestido de novia.

Desde entonces, Don Ramón no se ha vuelto a recostar en esa lápida donde solía descansar por el miedo que sintió y admite que en cada luna llena, siente que ve venir a aquella mujer.

“He vivido aquí en el panteón desde que nací en 1946, como he crecido, vivido y trabajado aquí, he visto como despiden a muchos muertos, chicos, grandes, de todo, no me gusta verlos pero a veces los familiares pedían que abriéramos la caja. Son momentos que también nos da sentimiento. Por eso ya no trabajé en eso, me daban ganas de llorar a mí también y ya no hallaba para donde voltearme”, añadió.

En esta nota