Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexico / Asesinatos en Edomex

Así es Dolls Drinks, licuachelas de Tepito que por asesinato de dueños quedan a cargo de Barbie

Perreo, licuachelas, peleas y muchas más cosas componen el ambiente en Dolls Drink, negocio de Tepito que pasara a manos de Barbie por el asesinato de sus dueños.

TEPITO, Estado de México.- Un trágico suceso ha "sacudido" al reconocido establecimiento de lichuachelas, "Dolls Drinks", en el icónico barrio bravo de Tepito. Los dueño del lugar fueron asesinados durante un fatal tiroteo, convirtiendo este popular destino en el centro de atención. A continuación, te ofrecemos un relato sobre cómo solía ser una tarde en este emblemático sitio.

“¿Quieren más perreo?”, grita el DJ encargado del ambiente en las licuachelas del “Dolls Drinks” y cientos le responden que sí, “pues entonces van a tener que perrear hasta el piso y seguir chupando, de aquí hasta las 3 de la mañana, yo me aviento el pedo, ustedes sigan”.

Todos, todas pierden la cabeza y suena a todo volumen Bad Bunny o Bellakath, o algún otro artista del momento.

¿Cómo es Dolls Drink, las licuachelas de Tepito?

Los visitantes que no viven en la zona optan por utilizar el Metro Lagunilla como medio de transporte para llegar al reconocido lugar de Tepito. A tan solo una cuadra de distancia, se encuentran puestos que ofrecen sustancias inhalantes conocidas como "poppers" en distintos aromas, incluso se pueden encontrar promociones que permiten adquirir más de dos unidades.

El ambiente varía dependiendo del día; los viernes suelen ser más tranquilos, pero los sábados y domingos resulta casi imposible ingresar. A la entrada, se advierte que no se permite el acceso con mochilas debido a la presencia de paquetería. A pesar de las nuevas disposiciones oficiales, está prohibido ingresar con cigarros, aunque dentro del lugar, un señor con muletas y una máscara de luchador los vende a 10 pesos cada uno. Además, también ofrece dulces en una caja de cartón.

Para ingresar, es necesario pagar un cover cuyo monto varía según el espectáculo programado, pero generalmente oscila entre los 50 y 150 pesos.

Así es Dolls Drinks, licuachelas que por asesinato de dueños quedan a cargo de Barbie

A lo que van todos: por famosas licuachelas, que aparentemente es lo que menos se pide, hay licuadoras, casi todos tienen una, pero no contienen cerveza sino cocteles de sabores exóticos, también hay mojitos, margaritas y otros clásicos.

Con unos tragos de más, los asistentes a las Dolls Drinks pierden la pena y bailan hasta el piso, tal y como lo marca el tradicional perreo. Hay grupos que hacen fila para danzar pegados, lento y rápido, dependiendo la melodía. A veces estar tan apretados termina en pelea.

Varias trifulcas se han desencadenado porque uno choca con otro o alguien creyó que lo miraban feo, según testimonios de los asistentes. Sin embargo, el personal de seguridad atiende con velocidad el problema “sáquenlos, en corto” se escucha que dice en los radios. La gente que solo se quiere divertir grita en coro “que los saquen, que los saquen”, se van y la fiesta sigue.

Entre más tarde se hace la música comienza a cambiar, ahora ponen banda o norteña, el más aclamado, Peso Pluma. Suena “Ella baila sola” y como si se pusieran de acuerdo, todos comienzan a saltar en un pie mientras cantan a coro.

Desde que se aumentaron restricciones contra las chelerías en la Ciudad de México, en Tepito los puestos, que aún se ponen, cierran más temprano “para evitar broncas”, este también es el caso de “Dolls Drinks”, que abre de las 11:30 de la mañana a las 6 o 7 de la noche.

El DJ dice que él va a convencer a los dueños de que no cierren, pide más alcohol, más fiesta y más perreo, todos se emocionan, pero es una mentira. Enseguida se apaga la música y todos comienzan a salir, no sin antes tomarse la foto en el colorido letrero de “Dolls Drinks”.

¿Qué paso con los dueños del Dolls Drinks de Tepito?

De acuerdo con la primera línea de investigación de la policía todo apunta que el doble homicidio fue derivado a que se negaron a pagar una extorsión por derecho de piso de su negocio de venta de cervezas.

En esta nota