No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Policiaca Perturbado sube a torre de 50 metros en “hora pico” en el Nuevo Mexicali

Pone en jaque a policías y rescatistas

Avatar del

Por Erick Reynaga

Pone en jaque a policías y rescatistas

Pone en jaque a policías y rescatistas

Difíciles momentos vivió quien autoridades llamaron ‘Omar’, el cual al estar en una complicada situación personal y aparentemente bajo influencias de droga, subió a lo alto de un espectacular con intenciones de quitarse la vida.

De aspecto desaliñado, descalzo y en una situación grave, tomó la decisión de subir a un espectacular de cerca de 50 metros de altura ubicado sobre calle Novena y bulevar Lázaro Cárdenas, en el Nuevo Mexicali.

En lo alto se estableció y en repetidas ocasiones buscaba hablar con los presentes, en algunos casos frases sin coherencia alguna, presuntamente por la ingesta de estupefacientes o por el calor.

Los relojes marcaban las 13:25 horas cuando se informó de la situación que acontecía en el estacionamiento de una plaza comercial ubicada al Oriente de Mexicali, solicitando a diversas corporaciones de seguridad.

En minutos, agentes de la Policía Municipal y Estatal Preventiva, Bomberos y Brigada del Sol, socorristas de Cruz Roja, arribaron a las vialidades, cerca de la plaza comercial.

En el lugar, cientos de personas estaban pendientes de la situación, unos grabando con sus teléfonos celulares, otros sólo alimentando el morbo. Al principio autoridades referían que “Omar” se encontraba insatisfecho con una empresa de la cercanía, por lo que tomó la decisión de salir y por su propio pie y subir hasta lo alto del espectacular.

Empleados fueron quienes notificaron a los números de emergencia, quienes al llegar solamente intentaron persuadir hablando a “Omar”, que se mostraba necio ante las palabras de los rescatistas.

Tenía cerca de 50 minutos en lo alto cuando solicitó agua, ya que sintió sed debido a la exposición al calor y a la estructura donde se encontraba. Agentes de la Policía Municipal, quienes resguardaban el lugar, ofrecieron botellas de agua a cambio de que bajara, recibiendo constantemente negativas de “Omar”, quien seguía sufriendo los estragos del calor.

Un rescatista de Brigada del Sol subió llevando consigo una botella de agua y un termo donado por una de las mujeres que se encontraban de testigos en la zona, buscando que desistiera y bajara.

Tras unos minutos el rescatista logró llegar hasta donde lo permitió “Omar”, lanzando una cuerda con la que logró amarrar el termo de agua siendo entregado como condición para que bajara.

Al ingerir el agua y saciar momentáneamente su sed, arrojó el termo hacia el suelo, junto con una mochila que cargaba, así como tarjetas y papeles. El pastor Miguel Olachea López arribó al lugar, y se dirigió directamente hacia “Omar”.

“En el nombre de Cristo te ordeno que bajes”, expresó el pastor, algo que llamó poderosamente la atención de “Omar”. Arriesgando su vida, “Omar” observó hacia donde se encontraba el pastor, y con quien comenzó a realizar oración, con esto esperando poder hacer persuadir de manera inmediata.

Fue entonces cuando de entre las ropas “Omar” sacó el Nuevo Testamento, citando uno de los versículos que declamó e interpretó ante los presentes. Tras poco más de una hora y media, solicitó de nueva cuenta agua, con la condición de que al cumplirse bajaría de manera inmediata hacia tierra.

Eduardo Valenzuela, elemento de Brigada del Sol, subió hacia donde se encontraba “Omar”, y en esta ocasión el socorrista alcanzó a llegar y entablar conversación con él.

Durante varios minutos, el rescatista pudo persuadirlo y quien ofreció su ayuda para bajar a tierra, donde ya lo esperaban paramédicos de Cruz Roja. A paso lento, posiblemente por lesiones en los pies, “Omar” comenzó el descenso hacia donde era ya esperado, deteniéndose en algunos momentos mientras se aferraba a los escalones.

Ya a poco de descender totalmente, policías, bomberos y rescatistas se afianzaron a sus piernas, mientras lo depositaban en el piso, donde por su seguridad fue esposado. Gritando “Omar” decía: “No por favor, no hagan esto, no me esposen”, solicitando que si ese era el procedimiento que las esposas las colocaran en la parte frontal.

Una vez sobre la camilla de Cruz Roja, al ser cuestionado sobre cómo se sentía, solamente pudo decir “Estoy triste, ayúdenme por favor, por favor”, mientras las puertas de la ambulancia se cerraban.

No tuve miedo: Rescatista

Eduardo Valenzuela, joven de 23 años con seis como integrante de Brigada del Sol, fue quien subió y entabló conversación con “Omar”, refiriendo que en ningún momento sintió miedo.

“No tenía miedo, para eso estamos para ayudar a la comunidad, y me siento muy orgulloso por la labor realizada, ya que logramos salvar una vida”, refirió al termino del operativo.

Al subir a lo alto del espectacular y hablar con “Omar” dijo que lo vio muy estresado, ya que aparentemente había sido dejado por su familia, lo que pudo influir en que subiera a lo alto.

Además de que contaba con lesiones en sus pies como ampollas, las que pudo haberse hecho por estar descalzo. “Él me dijo que sí, que él tenía planeado arrojarse en un principio, y le dio miedo a él y es por eso ya no se arrojó”, aclaró.

Ante esta situación refirió es que solamente se debe de realizar labor de convencimiento, el hablar solamente con la persona para que pueda descender, lo que puede ser difícil cuando una persona no está bien de sus facultades.
En esta nota
  • policiaca

Comentarios