No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Policiaca

Ministros religiosos de Imperial se declaran culpables de fraude y trabajo forzado

La pareja era acusada de forzar a varias personas a mendigar y pedir dinero para la organización de Ministerios del Valle Imperial.

Avatar del

Por Saúl Martínez

Ministros religiosos de Imperial se declaran culpables de fraude y trabajo forzado(Archivo)

Ministros religiosos de Imperial se declaran culpables de fraude y trabajo forzado | Archivo

La pareja de ministros detenidos en el Valle Imperial, en California, acusados de forzar a personas con adicciones a mendigar y pedir dinero, se declararon culpable ante una corte federal en San Diego.

José Gaytán y Sonia Murillo, residente de El Centro, también enfrentan cargos de fraude al servicio de beneficencia de cupones de alimentos, al retener estos beneficios a los indigentes y personas con adicciones que reclutaban. De este cargo también se declararon culpables.

Ambos ministros y dirigentes de una iglesia con base en El Centro, California, se presentaron este jueves ante una corte y forman parte de una docena de detenidos en un operativo federal llevado a cabo en distintas sedes de la iglesia “Imperial Valley Ministries” en Estados Unidos.

La acusación sobre ellos fue el reclutar a personas en situación de calle o con adicciones y explotarlos laboralmente para mendigar y pedir dinero para la iglesia, además de despojarlos de sus beneficios sociales como los cupones para alimentos.

En su admisión de culpabilidad, Gaytán y Murillo aseguraron que el pastor de IVM, Víctor González, instruyó a los directores a cargo de las iglesias para clausurar puertas y ventanas para impedir que los internos pudieran escapar.

Incluso Gaytán señaló que el pastor les dijo que debían reclutar a más personas para que hubiera más ingresos en la organización, a las que mantenían privadas de su libertad bajo amenazas y coerción.

En la investigación declararon que varios directivos amenazaban a los internos y a las mujeres que sus hijos les serían arrebatados por la Oficina de Servicios de Protección Infantil y ya no se los regresarían, en caso de que decidieran abandonar la iglesia.

IVM, cuya sede se encontraba en El Centro, California, tenía otras 30 iglesias afiliadas en otras ciudades de Estados Unidos, como Calexico, San Diego o Las Vegas, así como otras en Texas y Arizona, cerca de la frontera con México.

Los internos debían entregar todos sus documentos, como identificaciones y beneficencia social que terminaba a favor de la iglesia, declararon los imputados en este caso.

Murillo y Gaytán, de 51 y 47 años, respectivamente, se declararon culpables y su sentencia por ambos cargos será dictada por el juez Barry Ted Moskowitz el próximo 5 de mayo de 2020 y podrían alcanzar hasta 25 años en prisión y multas de 250 mil dólares.

En esta nota

Comentarios