Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Búsqueda de Personas

Migrantes Ucranianos

Vacuna contra el Covid-19

Clima Mexicali

Familia de madre e hija, asesinadas por automovilista ebrio, exige justicia

La FGE integra la investigación para judicializar el caso; Policía Municipal fue la que lo liberó.

Avatar del

Por Saúl Martínez

Familia de madre e hija, asesinadas por automovilista ebrio, exige justicia(Cortesía)

Familia de madre e hija, asesinadas por automovilista ebrio, exige justicia | Cortesía

La liberación del automovilista ebrio que arrolló a una mujer y su hija el viernes poco antes de la medianoche sobre la calle Novena, al oriente de Mexicali, despertó la indignación de la familia de las víctimas y de la ciudadanía en general, y quedó manifiesta en redes sociales.

La Fiscalía General del Estado integra la investigación para judicializar el caso luego de que la Policía Municipal liberó al automovilista, al que solo turnó por falta administrativa por conducir en estado de ebriedad y no lo puso a disposición por el homicidio por culpa.

De acuerdo al reporte de la Policía Municipal, el automovilista, identificado como Daniel Miguel Martínez Villela, de 33 años, circulaba a velocidad excedida sobre el carril de acotamiento de la calle Novena, a la altura del bulevar Palmar de Santa Anita, frente a la Universidad de Durango.

Por su estado de ebriedad no pudo rendir declaración de inmediato, y aunque en el Informe Policial Homologado se indica que no se pudo precisar el sitio del impacto, sugieren que la mujer y su hija iban por el carril de acotamiento y no por la banqueta.

De ahí la hipótesis inicial de una “responsabilidad compartida”, aunque la Policía Municipal determinó, aún así, no turnar al automovilista ante el Ministerio Público para la investigación correspondiente.

En esta zona, las banquetas son irregulares o inexistentes, incluso frente a la citada Universidad se ubican trabajo de construcción de banquetas y muros, lo que obliga a peatones a bajar a la calle para seguir su camino.

La investigación de Fiscalía indica que el perito de la Policía Municipal, Víctor García, fue quien determinó la detención del automovilista, pero por faltas administrativas, y aseguró la hipótesis de la responsabilidad compartida, y por eso no lo detuvo por el delito de homicidio por culpa.

Los cuerpos de Rosa Isela Viveros García, de 40 años, y de su hija Leah Gabrielle, de 9 años, quedaron a varios metros del vehículo Nissan Sentra rojo, con placas de California, que conducía el automovilista ebrio y a exceso de velocidad.

Fue el ex esposo de la mujer y padre de la niña quien acudió a reconocerlas en el lugar del atropellamiento.

Será a través de la investigación de la Fiscalía General del Estado que se esclarezca lo ocurrido, pues aunque el automovilista no haya sido detenido en el momento de los hechos por la Policía Municipal, podrían ordenar su comparecencia o aprehensión si le imputan responsabilidad, aún si es compartida.

En esta nota

Comentarios