No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

“Yo ya no leo, pero tú sí”

Con una campaña de donación de libros, Antonio Ernesto, invidente desde hace 2 años, desea que más gente pueda cultivarse a través de la lectura y ayudar al mismo tiempo a la construcción de una escuela para ciegos.

Avatar del

Por Raymundo García

“Yo ya no leo, pero tú sí”(Archivo)

“Yo ya no leo, pero tú sí” | Archivo

MEXICALI, B.C.- Con un ímpetu y ganas de salir adelante, es como se desempeña Antonio Ernesto Santana Padilla de 62 años de edad, quien desea que más gente pueda cultivarse a través de la lectura.

Invidente desde hace 2 años debido a un glaucoma, el señor Antonio es dueño de una lavandería, donde pone una mesa con libros usados a la venta, mientras una lona con la frase “Yo ya no leo, pero tú sí”, adorna el lugar.

Mencionó que la campaña es para obtener recursos y construir una nueva escuela para ciegos, pues a la que pertenece actualmente, tiene carencias que no los deja crecer.

“Quiero que más gente pueda aprovechar su vista y ame la lectura tanto como yo la he amado, pues cuando veía, notaba que todo mundo se la vivía en los celulares y nadie agarraba un libro”.

“Es por eso que hago esto, porque quiero nueva gente lectora y una escuela para todos los ciegos de Mexicali, pues nos merecemos un lugar digo donde seguir aprendiendo”, mencionó.

INICIO DE LA CAMPAÑA

Antonio expresó con emoción, que fue la Asociación de Ciegos y Débiles Visuales de Mexicali IBP (CIDEVI), la cual ha sido su inspiración, pues es un sitio importante para que los ciegos puedan adaptarse a su nueva vida.

Expuso que ahí tiene talleres y cursos para que aprendan a caminar de nueva cuenta en la ciudad, pero que la falta de recursos, los deja muy limitados.

“El lugar donde estamos es prestado, Meyibó nos deja tomar clases ahí, pero no es espacio suficiente para que podamos aprender, además que hay carencias en el lugar”. “Es por ello que decidí a realizar una campaña de recolección de libros, donde pudieran traer libros en buen estado para que pudieran venderse a un precio accesible y así obtener recursos para la escuela” “Ya que puedo decir que como ciego, fue difícil adaptarme a esta nueva vida, y en la asociación encontré un lugar donde me ayudan y quiero ayudarles a la vez”, expresó.

SIN EXCUSAS

Ernesto, quien dijo haber sido un asiduo lector de novelas, desde la literatura clásica inglesa hasta el realismo mágico de García Márquez, indicó que ser ciego no debe ser una limitante para seguir creciendo.

Expresó que él nunca ha sido alguien que encuentre excusas, por lo que ser invidente le ha dado un nuevo propósito a su vida y quiere que sus demás compañeros puedan encontrar el suyo.

“Ser ciego no es sencillo, pero no por eso tenemos que estar mendingando ayuda, nosotros podemos hacer muchas cosas, solo es cuestión de decisión y ganas de hacerlo”.

MAYOR CONCIENCIA SOCIAL

El señor Santana, el cual indicó que varios de los libros que están sobre la mesa eran suyos, señaló que ser ciego en la actualidad parece pasar inadvertido para la sociedad.

DON ERNESTO NECESITA TU APOYO

•Si cuentas con libros en buen estado que ya no leas, puedes donárselos a Don Ernesto y así alimentar su campaña “Yo ya no leo, pero tú sí”.

•Dirección: Lavandería “Keen Laundry”, ubicada sobre el bulevar Benito Juárez, muy cerca de UABC Central. (A un lado de un centro de servicios LTH).

•Celular: 686-547-50-47

En esta nota

Comentarios