No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Resuena marcha Cimarrona en Mexicali

Estudiantes, maestros, administrativos, padres de familia y egresados acudieron a Centro Cívico a exigir solución al pago de la deuda a la Máxima Casa de Estudios.

Avatar del

Por Nicolle De León

Resuena marcha Cimarrona en Mexicali(José María Cárdenas)

Resuena marcha Cimarrona en Mexicali | José María Cárdenas

MEXICALI, Baja California.- No dejó ninguna duda, la multitud cimarrona fue aplastante no solo en número, sino en sus exigencias a un Gobierno Estatal que no supo conformar a los estudiantes, maestros y administrativos que buscan preservar la solvencia de la UABC.

Eran las 8:30 horas, todavía faltaban diez minutos para que dieran el banderazo al primer contingente de la Facultad de Ciencias Humanas (FCH), pero la mayoría ya estaba formada en la avenida Castellón.

Como pocas veces se ha visto, una marcha en su mayoría de rostros jóvenes, con los ojos ávidos de justicia, dieron los primeros pasos hacia la plaza que ha contemplado cientos de movimientos, la de los Tres Poderes.

Las sirenas sonaban para avisar a los estudiantes que debían avanzar. Al frente, el director de la facultad, Adolfo Soto Curiel, lucía una lona blanca con la frase “Exigimos respeto a nuestra Universidad y el pago inmediato de la deuda”.

La muchedumbre vestida en tonos blancos y verdes, caminó algunos kilómetros por el bulevar Anáhuac, maestros encendían el espíritu insurrecto de los estudiantes, incitándolos a rugir frases de protesta.

La llegada de la FCH al Río Nuevo, fue la señal para los estudiantes de la Facultad de Ciencias Administrativas (FCA), de que su momento estaba por comenzar, al interceptarse hubo aplausos y gritos de algarabía.

Para ese momento la marcha tenía alrededor de 50 minutos, y su tamaño se había replicado con la numerosa matrícula de la FCA, quienes ha decir verdad, “gozaban” de un mayor control, incluso fueron restringidos en su camino con una cinta amarilla para evitar que salieran del camino.

RECTORÍA

Regresando un poco el tiempo; a apenas las 8:30 de la mañana, las calles aledañas al histórico edificio de la Rectoría Universitaria rebosaban en elementos de seguridad, enormes camiones color verde, blanco y ocre; y estudiantes engalanados con camisetas verdes y trajes blancos.

Incluso corriendo hacia su destino, alumnos y personal universitario atravesaba las calles repletas de vehículos que buscaban un lugar donde estacionarse para poder llegar al punto de reunión, donde miles de personas ya esperaban formados en fila la llegada del rector para iniciar el recorrido, repartiendo las últimas pancartas de “Se busca” con el rostro del gobernador Francisco Vega de Lamadrid.

Llegó el rector Daniel Valdez Delgadillo poco después de las nueve de la mañana, serio y casi sin emitir palabra a sus acompañantes o los medios. Dio inicio a la marcha en un ambiente sobrio, acompañado por el personal administrativo.

Unos metros atrás, los estudiantes marchaban en medio de gritos y reproches, ante la insensibilidad de un Gobierno Estatal que fue blanco de memes, chistes y reclamos por parte de alumnos y docentes, quienes en más de una ocasión fueron los que iniciaron cantos contra el mandatario estatal.

Gritos con nombres de compañeros, risas y cantos contra el mandatario estatal fue lo más escuchado durante el recorrido, con estudiantes entrando y saliendo de los contingentes para encontrarse con sus compañeros y caminar juntos bajo los fuertes rayos de sol.

El ánimo de los protestantes, de por si alegre, vibró aún más con la llegada de la mancha blanca que fue el grupo de estudiantes de la Facultad de Medicina, quienes entre gritos de apoyo se sumaron al contingente para recorrer los últimos metros hacia la Plaza de los Tres Poderes, donde ya los esperaba el canto universitario.

Identificados con sus camisetas rojo brillante también desfilaron los maestros del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación (Sestebc), que visiblemente molestos entonaban “Cárcel a Kiko” y consignas en contra del Partido Acción Nacional.

La llegada al Centro Cívico fue pacífica por los alumnos, quienes no dejaban de hacer gestos de asombro ante la magnitud de compañeros que se congregaron en la Plaza de los Tres Poderes.

CONVERGEN

Miles de estudiantes convergen en la Plaza Cívica, ríen, gritan, exigen, esperan con gran expectativa el mensaje del rector, en ese lapso, aprovecharon para mostrar a la manera propia de la lozanía universitaria, sus inconformidades.

Las expresiones creativas proliferaban, pero la danza a cargo de los alumnos de la Facultad de Artes hipnotizaba a cualquiera que pasaba a unos cuantos metros, y es que se trataba de una representación alusiva a la pugna entre la Universidad y el Gobierno del Estado.

La mascota de la UABC luchaba en esta danza contra un personaje que de forma metafórica, representaba a Francisco Vega de Lamadrid; tras una riña basada en armónicos pasos de baile, el cimarrón se posicionaba sobre los intereses del supuesto villano.

El rostro de una piñata del famoso ratón Mickey Mouse, fue ocultado con la imagen de Francisco Vega, la multitud lanzó bullicio al observarla, tanto así, que optaron por incendiarla.

El rector ingresó al Congreso, al salir, anuncia ante el alumnado, que denunciaron al gobernador y que buscarán su juicio político, el asombro y emoción del público, hacen retumbar el Centro Cívico.

Al parecer lo jóvenes, maestros y administrativos no esperaban menos, luego de haberlos movilizado, tanta es la alegría que algunos brincan y cantan melodías como Cielito Lindo y El Cachanilla para celebrarlo.

Terminado el discurso del titular de la Máxima Casa de Estudios, la mayoría del contingente se dispersa, unos cuantos se quedaron a escuchar la música de una banda instalada en la esquina del Poder Ejecutivo, momentos después, todo vuelve a la normalidad.

No obstante, se fueron los cimarrones, pero se queda en el aire la expectativa del margen de maniobra de Francisco Vega de Lamadrid ante esta problemática, sobre todo a pocas semanas de que acabe su mandato.

En esta nota

Comentarios