Mexicali Patricia Saracho, Directora de la Escuela de Psicología de Cetys campus Mexicali, abona al trabajo periodístico realizado por La Crónica

Incremento de niños bajo custodia del Estado es síntoma de enfermedad social: Psicóloga

Avatar del

Por Fernanda Acosta

Incremento de niños bajo custodia del Estado es síntoma de enfermedad social: Psicóloga

Incremento de niños bajo custodia del Estado es síntoma de enfermedad social: Psicóloga

El incremento de niños ingresados a casas hogar y albergues temporales de gobierno, es señal de una importante disfunción que aqueja a la figura familiar, señaló Patricia Saracho, Directora de la Escuela de Psicología del Cetys Universidad.

En días pasados, a través de este medio se informó que en Baja California, en el último año mil 500 menores fueron puestos bajo medidas de protección en alguno de esos espacios.

La académica consideró que esta problemática es reflejo de una profunda enfermedad social. “Cuando un hijo es separado de sus padres para ser protegido del maltrato, descuido o abandono, se convierte en una lamentable experiencia lastima no sólo al menor y a su familia, sino a la sociedad que los rodea”.

Dicha experiencia no concluye con el resguardo del menor, sino que, en caso de no recibir la atención psicológica correspondiente, puede tener consecuencias en su vida adulta.

“Esta problemática evidencia algunas deficiencias importantes en los sistemas sociales responsables de formar física, mental, emocional y conductualmente a esos padres durante su niñez, como fueron la propia familia, la escuela, la iglesia, los servicios sanitarios y culturales entre otros; y por otro lado, la dificultad que presentan muchos adultos para tomar decisiones a favor de sí mismos y de sus familias”, dijo.

Al ser la infancia la etapa donde se forma el carácter y personalidad de las personas, es importante cubrir las necesidades psicológicas básicas de los niños. Parte de ello consiste en valorarlo, aceptarlo, incluirlo, y tratarlo con amor y respeto.

“Cuando esto sucede en los ambientes de convivencia más importantes para el menor, además de crecer con autoestima saludable y calidad de vida, es más probable que contribuya al desarrollo social, educativo, económico y moral de su comunidad”.

Por otra parte, reconoció que los espacios tanto gubernamentales como civiles que reciben y asisten a los niños afectados por alguna situación de violencia, contribuyen a la construcción de una sociedad saludable, brindándoles casa, alimento, ropa, educación, atención médica, afecto y en ocasiones una nueva familia.


Comentarios