No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali El tener a su esposo desaparecido desde 2016, ha llevado a Ruth a buscar pistas para poder dar con el paradero.

'Iba con sus papás; desde entonces no sé nada de él'

Avatar del

Por Erick Reynaga

'Iba con sus papás; desde entonces no sé nada de él'

'Iba con sus papás; desde entonces no sé nada de él'

Al cumplirse dos años de la desaparición de su esposo, Ruth Villela Sandoval vive en incertidumbre debido a la falta de mayor información que pueda ayudar a decir qué pudo haberle pasado.

El vivir día tras día con la duda de dónde pudiera encontrarse José Manuel Dosal Aguilera, se ha convertido en una experiencia terrible, que en un principio tuvo que afrontarlo sola.

“Es un infierno que no le deseo a nadie, es una sensación que me tocó guardarme sola, porque no podía decirle al niño, ya que no quería proyectarle esa energía, sólo buscaba ponerlo feliz”, enfatizó.

Debido a que la autoridad no ha logrado tener mayores pistas en este caso, es que ella misma decidió emprender la búsqueda
de su esposo, acompañado de sus suegros y demás personas.
Ella misma es quien ante cada información o aparición de un cuerpo en el Estado, busca que la autoridad le rinda información
para poder saber si pudiera tratarse de su esposo.

“Hasta la fecha ahí estoy enfadándolos y si me dicen que encontraron un cuerpo pregunto: ¿Qué ha pasado con eso? ¿Cuánto tiene? O si mandaran a hacer ADN, ellos saben que estoy ahí”, puntualizó.

Aún recuerda claramente el día que cambió su vida, siendo alrededor de las 19:00 horas, de un 19 de abril de 2016, cuando su esposo la contactó diciéndole que acudiría a casa de sus padres.

“Pasadita de esa hora es que me marcó y dijo que iría a casa de mis suegros, y ya después de eso fue la última vez que logré hablar
con él, de ahí ya no supe nada”, puntualizó.

Al paso de las horas fue que la preocupación se hizo presente, ya que al intentar contactar nuevamente a su esposo por teléfono se dio cuenta de que éste se encontraba apagado, algo que nunca hacía.

José Manuel siempre respondía mediante algún mensaje, y enviaba una foto diciendo el lugar donde se encontraba, por lo que al
no tener respuesta alguna fue que Ruth supo que algo estaba mal.

“Sentía algo malo, aún no sé por qué”, algo que también sus suegros sintieron al no tener información de dónde se encontraba
su hijo, y desde ese momento inició la búsqueda
que aún no culmina.

Debido al tiempo sin respuesta por autoridades,
Ruth entró en una depresión que se extendió durante varios meses, siendo gracias a la familia de su esposo y sus amistades, que poco a poco logró salir de esto.



“Sientes que el mundo se te va o que no sabes cómo seguir adelante porque no sientes apoyo, por que sientes que nadie te está ayudando o en un vacío que ya no puedes más, y eso lo sentí por mucho tiempo”, dijo.

Entre lágrimas y voz cortada recordó lo que su hijo sufrió durante
los primeros meses de la desaparición de José Manuel, quien cada noche se levantaba llorando y diciéndole “Mi papi, mami, mi papi”.

“Mi hijo se despertaba llorando, como que le faltaba el aire, ya que no podia ni hablar o decirme qué era lo que le pasaba,
solamente lloraba, siendo algo que me dolía, ya que no me gustaba que él sufriera”, recordó.

Por parte de la Procuraduría es que su hijo fue atendido por un psicólogo, lo que ha ayudado bastante junto con el continuar en la escuela.

A pesar de que la búsqueda se ha extendido a dos años sin ningún indicio, es algo que continuará realizando hasta que por fin pueda dar con el paradero de su esposo, sin importer lo que dure.

“Parar no, ni siquiera lo pienso o ha pasado por mi cabeza, (…) ya que no pierdo la fe por eso sigo adelante y voy a seguir ahí hasta encontrarlo”, dijo mientras intentaba contener sus lágrimas.

Exhortó que las personas que se encuentren pasando por una situación similar deben de ser fuertes y sacar fuerza de donde puedan para poder seguir adelante, ya que es posible salir de ahí y seguir luchando.

*Un excelente papa quien veía por su familia*

Ruth recuerda a su esposo José Manuel como una persona alegre, un excelente papá, quien amaba a su familia y por lo que siempre se encontraba viendo que nunca les faltara nada.

Con ojos llorosos recuerda que él siempre buscaba salir adelante, lograr ser alguien en la vida, y por eso es que siempre se encontraba pegado a la Universidad, para darle una buena vida a su familia.

José Manuel con su familia era quien ambientaba en alguna reunión en la que se encontraban, ya que sus miembros son unidos, y quienes han notado una falta al no saber dónde se encuentra.

“Quisiera decirle que ya está conmigo y que todo se encuentra bien, que no se preocupe por mí ni por el niño, que lo voy a sacar adelante, que no se debe de preocupar de nada, y que todo está bien”, dijo con voz quebrada.

Comentarios