Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Accidente Automovilístico

Cobertón Navideño

Cruz Roja Mexicana

Fotografía

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermandad de bomberos da lucha contra el cáncer

Alrededor de 25 bomberos decidieron raparse en un acto de solidaridad a su compañera bombero, Iliana Martínez Valdez, quien perdió su cabello a causa del Cáncer

Avatar del

Por Nicolle De León

Hermandad de bomberos da lucha contra el cáncer(Javier Gallegos)

Hermandad de bomberos da lucha contra el cáncer | Javier Gallegos

“Si tú entras, yo entro, si tú sales, yo salgo”, ese el principio ético que obedecen los bomberos de Mexicali, y que aplica en escenarios adversos que van desde el combate a un incendio, hasta la lucha contra el cáncer de una entrañable compañera.

Alrededor de 25 bomberos decidieron raparse en un acto de solidaridad a su compañera bombero, Iliana Martínez Valdez, quien perdió su cabello, luego de ser diagnosticada con cáncer por segunda ocasión.

Los “tragahumo” de Mexicali, enfrentan día con día incidentes que ponen en riesgo sus vidas, esta convivencia de supervivencia, fomenta fuertes lazos que se transforman en una sólida hermandad, la cual destaca este 22 de agosto, justo en el “Día del Bombero”. 

La historia de Iliana y sus compañeros, es claro ejemplo de los valores que forjan el carácter de los bomberos, ya que sin titubear, se sumaron a la lucha que enfrenta contra el cáncer, una muy distinta a las que usualmente atienden.

Iliana es bombero voluntario del Heroico Cuerpo de Bomberos, desde hace casi una década; a sus 34 años toma una pausa de la profesión que le apasiona para enfocarse en su tratamiento contra el cáncer.

Recordó que la vida por “chiripada” la llevó hasta la puerta de la central de bomberos, que desde joven la atraía, dejó su solicitud y a los días ya estaba laborando como voluntaria en el turno “B”.

Iliana aún se conmueve al recordar los incidentes que marcaron su carrera, a pesar de los cursos, las capacitaciones y la red de apoyo, se le desborda el llanto solo de pensar en uno de los casos más trágicos que atendió, en el que estuvo implicado un menor.

“Un bombero debe tener mucho amor a lo que va a hacer, respeto al fuego, a uno siempre lo doblegan los niños, porque la mayoría somos papás, y cuando nos hacen un llamado en el que hay un menor, nos vamos así como estemos, y donde estemos”, explicó Iliana.

DIAGNÓSTICO

En el inicio del 2020 un intenso dolor en el vientre la llevó al médico, los síntomas eran sospechosos, por lo que la canalizaron con un oncólogo, los resultados de las biopsias dieron positivo a un tumor invasivo en el útero, relató.

Rápidamente se sometió a un tratamiento de 30 radiaciones, dos quimioterapias, y dos braquiterapias, en el transcurso de tres meses; ella y su familia creyeron que el cáncer había sido superado.

“Me programaron una cirugía para extirparme la matriz, entonces cuando analizaron la matriz me comentaron que había quedado, la mandé a analizar por fuera, y sí, mi patólogo me dijo que sí, que había vuelto el tumor, el tumor que me extirparon volvió a nacer”, declaró.

Hay una operación para extirpar el tumor alojado en su vejiga y recto, pero para ello, debe medir menos de tres centímetros, por eso es necesario someterse a más quimioterapias, que como efecto secundario, provocan la caída de su cabellera.

MÁS QUE UN TRABAJO UNA HERMANDAD

Cuando sus compañeros supieron el difícil momento que pasaba Iliana, y sobre todo su tristeza por tener que cortar su cabello, decidieron todos raparse como un gesto de solidaridad y acompañamiento.

“Llegué y estaban todos sentados en la mesa, y me dijeron ‘órale Lili, a pelarnos a todos’, yo les dije que no, a mí me gusta mucho el pelo largo, ¿Cómo les iba a cortar el pelo?, ‘no importa, para que veas que estamos contigo’ y pues se los empecé a cortar”, platicó con la voz entrecortada.

“Así fue la sorpresa, están bien piratas, fue muy bonito, ese día me fui bien contenta, porque estaba deprimida no más de pensar que se me iba a caer el cabello, la vez pasada no se me cayó, y cuando veo que los pelé a todos, fue algo bonito, mi corazón se fue contento y feliz, me demostraron que están conmigo”, explicó.

“Ser bombero es una hermandad muy bonita, porque si tú entras yo entro, si tu sales yo salgo, espero en Dios, volver a regresar a hacer lo que me gusta, lo que amo, a parte de mis hijos”, concluyó.

BOMBEROS

El bombero Jonathan Castillo, es uno de los compañeros que se rapó para levantar el ánimo de Liliana, quien ahora ya no parece sentirse apenada por no portar una larga cabellera.

“Ella estaba muy triste, y decidimos raparnos para que ella sintiera el apoyo de todos sus compañeros, desde hace diez años ella ha estado, y es parte de la familia”, comentó Castillo.

“Es un orgullo ser bombero, es muy bonito ayudar a las personas, me toca interactuar con familias y se siente muy bien ayudar y que alguien te dé las gracias, ya sea un incendio, rescate o las diferentes ramas, es muy bonito”, comentó.

Rodolfo Montoya, bombero de Mexicali, explicó que raparse fue un acto de apoyo moral, ya que platicando con el esposo de Iliana, les dijo que había sido doloroso perder su cabello, fue una manera de decirle “no eres la única, nosotros también vamos a andar así”.

“El 99% de los bomberos consideramos que es una hermandad la que tenemos, la mayoría tenemos nuestras amistades en la dirección, porque convivimos las 24 horas, y todavía, las 48 horas que descansamos a veces nos juntamos”, detalló Montoya.

“Fue un momento muy bonito porque se vio que le levantamos el ánimo, porque cuando se retiró se veía un poquito más fuerte, con más ánimo, fue un momento agradable”, explicó Montoya.

Manuel Flores, bombero de la estación central, compartió que en el turno “B” tienen una hermandad, por ello es que tomaron la decisión de raparse con el fin de que Iliana se sintiera cómoda.

“Lo vamos a hacer las veces que sea necesario, no nos molesta, la queremos mucho y sabe que nuestra hermandad no tiene límites, es el amor que tenemos y si alguien necesita de algo, todos vamos a estar”, reflexionó Flores.

“Nuestro emblema es salvar vidas y propiedades, pero en esta cuestión a lo que vamos es darle la paz y seguridad al ciudadano, y no es un ciudadano, somos vecinos, familias, esto es de hacerlo todo con amor”, compartió el bombero Flores.

Flores explicó que ser bombero implica enfrentar crisis post incidentes, que incluso le han llegado a ahuyentar el sueño, sobre todo los casos en los que hubo niños, la mejor manera de sobrellevarlo es a través de la red de apoyo emocional entre sus colegas.

Alberto Álvarez Mena, fue otro de los bomberos que decidió raparse para demostrar su solidaridad, aunque el acto lo puso nervioso, dice que valió la pena al ver que Iliana se sentía más cómoda conforme se iban despojando de sus cabelleras.

“Aquí en la estación no solo somos bomberos, nos consideramos una familia, convivimos la mitad del año, esta es una profesión muy bonita que te da el lujo de ayudar a las personas, así como se ven muchas cosas malas, también hay muchas buenas”, concluyó.

En esta nota

Comentarios