No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Hay resistencia para dejar de lado quemas agrícolas

Agricultores no quieren usar nuevas técnicas para deshacerse de la paja.

Avatar del

Por Nicolle De León

Hay resistencia para dejar de lado quemas agrícolas(Archivo)

Hay resistencia para dejar de lado quemas agrícolas | Archivo

MEXICALI, B.C.- Las quemas agrícolas representan una emisión importante de contaminantes para el aire de Mexicali. A pesar del aprovechamiento que se le puede dar a los remanentes de los cultivos, la mayoría de los productores del campo se resisten a adoptar estas prácticas.

El subsecretario de la Secretaría del Campo y Seguridad Alimentaria (SCSA), Sergio Leopoldo González, comentó que la paja de trigo puede ser utilizada como forraje ganadero, por lo tanto representa otro ingreso.

“Cuando se habla de cambios, siempre vamos a tener resistencia natural al cambio, tenemos que convencer con hechos, ya hay una empresa de Sonora que está haciendo 60 toneladas de composta diarias”, comentó.

Los argumentos que dan los productores para no aprovechar la paja, es que es muy laborioso y extraordinario. González comentó que mientras no vean los beneficios económicos no lo verán atractivo.

“Hay que hacer un planteamiento en conjunto con otras instituciones, para convencer a la gente de que no queme, yo tengo la experiencia de que la paja de trigo, bien puede ser utilizada como forraje ganadero”, comentó.

Cuando hay épocas de sequía prolongada, dijo, la paja de trigo se llega a vender para alimentar ganado en la zona costa, también es un insumo para los bio-fertilizantes a través del “composteo”. “Si combinamos el 50% de estiércol de ganado, que tenemos bastante en el Valle de Mexicali, con el 50% de paja de trigo, bien molida, es una composta muy buena como alimento de la lombriz roja californiana”, comentó.

A partir de ese proceso, se puede obtener el lixiviado líquido, y la composta sólida, la cual se puede incorporar al suelo para mejorar las condiciones del suelo del Valle de Mexicali.

“Tuve la experiencia de que con la paja de trigo, se pueden hacer conglomerados, muebles, y demás usos, sorprendentemente también la llegan a usar para construir viviendas rurales con paredes muy térmicas, ¿Por qué no evitar esa contaminación?, porque lo que estamos haciendo es quemar dinero”, aseveró.

El servidor público, precisó que la composta puede llegar a costar entre 400 a 1 mil 500 pesos la tonelada, dependiendo de la tecnificación. Han platicado con los productores, de tal manera que están haciendo conciencia.

En esta nota
  • SCSA

Comentarios