No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Exhausto, pero dando la cara: Doctor Lee

Los médicos siguen en pie agotados física y emocionalmente en una de las ciudades más afectadas por el coronavirus.

Avatar del

Por Nicolle De León

Exhausto, pero dando la cara: Doctor Lee(Víctor Medina)

Exhausto, pero dando la cara: Doctor Lee | Víctor Medina

El cansancio crónico, el desgaste emocional y los cuadros de ansiedad, no hacen merma ante la vocación de acero en aquellos que enfrentan la pandemia más temible en los últimos 100 años. El doctor Lee relata cómo se vive en carne propia uno de los más arduos combates contra el Covid-19.

Christian Youngjin Lee Ahn es el nombre completo del galeno, egresado de la UABC, actualmente es jefe de residentes, y residente de tercer año en medicina de urgencias en el Hospital General de Mexicali (HGM).

Cada mañana el doctor Lee acude hasta la calle Del Hospital para iniciar su jornada, la cual varía de las ocho a diez horas en un día normal, pero, puede aumentara una de 36 a 40 horas cuando le toca hacer guardia, al ser un médico residente.

Desde que llega al hospital debe de pasar por un filtro donde revisan su sintomatología a través de un termómetro. Si todo resulta normal, pasa a ponerse su traje que va desde los gorros, impermeables, mascarilla, dobles guantes, lentes, y una bata extra, entonces sí, pueden pasar al área Covid.

En acción

El área Covid de Urgencias tiene una capacidad de 39 pacientes, casi siempre está al tope; el panorama se complicó desde que personal de medicina y enfermería se incapacitó por diversas causas, dejando solo al 40% de la plantilla para atender la pandemia, expresó.

“Desde que entramos al área Covid en Urgencias, tenemos que atender a los 39 pacientes en una jornada de ocho a diez horas, y recibir a los pacientes que van llegando, en un turno llegan entre diez y quince pacientes por turno, en un día llegan de 30 a 40 personas”, reveló.

“Diario hay pacientes que se ponen muy graves, tenemos que entubar, darle manejo, debemos tomar varias medidas, posterior a eso, los pacientes más estables, suben a piso”, explicó.

Eso no significa un desahogo, ya que los médicos de medicina interna también enfrentan una saturación. Comentó que en el primer piso hay capacidad para 25 pacientes, en el segundo de 22 y en el tercer piso de quince a 20, y todos están llenos.

Los pacientes que mejoran se van a otra institución como la Universidad Politécnica o el Hospital Militar, más los que fallecen; se liberan camas, y con base a eso, suben a más pacientes desde urgencias.

“Somos hospital Covid, atendemos a todos los pacientes con sospecha o confirmados, al igual que otras instituciones estamos saturados, pero si hay un paciente con tos y los paramédicos lo canalizan al HGM, a veces nos damos cuenta que no era un paciente con esta índole, pero se debe de atender”, mencionó.

Estrés

Los médicos experimentan un estrés físico y emocional, al ver tantos pacientes que están perdiendo la vida, y que no dejan de ingresar a urgencias; provocando un síndrome de Burnout, el cual se da entre los galenos ante el desgaste que les exige su trabajo.

“Es una jornada muy pesada porque con los trajes uno no puede ir al baño, no puede tomar agua, a muchos compañeros nos da una ansiedad, por la mascarilla, y todo el equipo que portamos encima, a veces como estamos caminando mucho, corriendo, sudamos, nos deshidratamos y es una carga muy pesada”, describió.

Argumentó que son humanos antes que médicos, puesto que varios se han enfermado, existe el temor de contraer el Covid, aun portando el equipo, no hay garantía 100% confiable de mantener su salud intacta.

“Teníamos preparado todo para esta pandemia, pero no contábamos que fuera tanto, estamos en una zona estratégica en la frontera y cerca de San Diego, San Francisco y Los Ángeles”, contextualizó Lee.

“No esperábamos que se rebasaran los límites que tenemos ahorita, porque estamos trabajando tanto médicos como enfermería, con una capacidad reducida, es el solo el 40% del personal de todo el HGM”, compartió.

Solo para valientes

Aunque se abrieron las bolsas de trabajo para contratar más personal médico y de enfermería, la realidad es que son humanos, y una vez que entran, ven la situación, les da miedo y ya no regresan, describió.

Son los médicos residentes (médicos generales que están en formación para ser especialistas), quienes han permanecido valientes ante la pandemia, dando soporte al HGM en conocimientos y esfuerzo, reconoció el doctor Lee.

“Como jefe de residentes mi especialidad se encarga de urgencias, desde mi punto de vista, me preocupa la formación de mis compañeros quirúrgicos, quienes deberían dedicarse a operaciones, están sacrificando su formación, en apoyar al área de urgencias, y medicina interna atendiendo a los pacientes Covid”, comentó.

“Desde que llega el paciente, al frente de la batalla están los médicos residentes, somos cinco médicos residentes en urgencias, nos dividimos uno por turno, son tres turnos, si uno de nosotros nos enfermamos o nos da el síndrome de Burnout, el cual se acelera con el traje, me pongo a pensar, quién va a atender a los enfermos”, reflexionó.

En piso están los médicos de medicina interna, que tienen a cargo entre 40 y 50 pacientes por los tres pisos, con solo doce médicos residentes de medicina interna, también hay mucha carga.

Los pacientes en ventilación mecánica están dormidos profundamente, no es lo mismo atender a un paciente despierto, a uno intubado con muchos medicamentos y vigilar el respirador, porque con un fallo en el cálculo de la máquina puede haber repercusiones graves en la salud del paciente.

Calculó que actualmente hay entre 20 a 30  pacientes intubados en los pisos de medicina interna y en urgencias.

Motivación

Aunque hay miedo entre los médicos, hay más vocación, el doctor Lee reiteró que los médicos que se estaban formando en el quirófano, están sacrificando su formación para estar al frente de la batalla. 

“Si no lo hacemos nosotros, quién lo va a hacer, no todos están enterados que estamos trabajando bajo ciertas circunstancias, no tenemos la misma derechohabiencia como otros médicos ya formalizados y no nos pagan igual, las jornadas son muy largas, sin embargo pienso que es una contribución como médicos especialistas en formación”, declaró. 

“Somos unidos ante la pandemia dando la cara ante esta situación, cabe resaltar que varios médicos residentes ya se enfermaron, una cuarta parte más o menos, algunos guardan reposo y varios ya han regresado”, reconoció. 

Sacrificios

El doctor Lee comentó que algunos médicos se están aislando en una casa rentada, con el fin de no poner en riesgo a sus familias, no obstate, él continua acudiendo con su hogar haciendo algunos sacrificios, como mantenerse alejado de su bebé. 

“Yo regreso a casa porque mi esposa es enfermera que también trabaja en el área de covid en otra institución, y tengo un hijo de diez meses, antes de llegar aplico las medidas necesarias de sanitización, me pongo cloro, me baño, la ropa sucia la dejo afuera y me voy directo al baño”, prosiguió. 

“Trato de convivir lo menos posible, estamos solos aquí, así que no tenemos a alguien que nos ayude por esa parte, pero estamos tratando de mantener una adecuada medida antes de tener contacto entre nosotros mismos”, mencionó.  

Realidad

El médico se asombra al ver en noticiero que están reactivando tiendas de ropa en Estados Unidos, o que en México reactivan algunas fábricas, a pesar de que la pandemia apenas va empezando. 

“Si no fuera algo real el hospital no estaría lleno de pacientes graves, y nosotros somos el primer estado con mayor mortalidad, y esto va empezando apenas, si no acatan, esto nos va a rebasar”, aseveró. 

Lo justo

Otras instituciones como el IMSS, han entregado un bono del 20% a su personal médico, ante los sacrificios descritos y el riesgo que exige la pandemia, esto no ha sucedido en beneficio de los médicos del HGM, lo cual, sería lo justo.

“Los médicos residentes estamos al frente desde que empezó la pandemia, ya nos estamos cansando, muchos no están viendo a sus familiares, muchos están a punto de renunciar, a veces faltan porque les ganan las emociones, ya estamos llegando al límite”, explicó. 

“Opino que deberíamos de tener algún tipo de estimulo para seguir la batalla, en el IMSS hay un bono proporcional, esto debería de aplicar con los médicos residentes del HGM, para tener un estimulo y evitar que se colapse el sistema de salud”, concluyó.

En esta nota

Comentarios