Mexicali

Es Dionisio un padre a prueba de todo

Vendiendo dulces y chicles en la garita centro, busca ser un ejemplo de esfuerzo y compromiso para sus tres hijos.

Avatar del

Por Raymundo García

Es Dionisio un padre a prueba de todo(José María Cárdenas)

Es Dionisio un padre a prueba de todo | José María Cárdenas

MEXICALI, Baja California.- Cada vez que Dionisio Tirado Torres, de 59 años de edad, habla de sus hijos, su mirada se torna distinta, un brillo particular inunda en ese momento sus ojos, dejando en claro, que haría cualquier cosa por ellos.

Anatolio, Emiliano y Roger son sus tres muchachos, a quienes no duda en demostrarles cuánto los quiere, dentro de su pequeña vivienda localizada en la colonia Pueblo Nuevo, donde las paredes carcomidas por el tiempo, han sido testigo del amor y sacrificio de este padre a prueba de todo. Esta es su historia:

APRENDIENDO A APRENDER

Originario de Tuxpan, Jalisco, Dionisio Tirado llegó a Mexicali en 1979, donde comentó siempre estar dedicado al trabajo, pues no tuvo la oportunidad de tener acceso a una educación académica.

Sin embargo, señaló que con el pasar de los años y la llegada de sus hijos a su vida, fue lo que hizo que al ingresar ellos a la escuela, él pudiera aprender a leer y escribir a través de las tareas que les dejaban.

“Yo no tuve la oportunidad de ir a la escuela, me fui enseñando cuando mis hijos entraron a ella. En ese momento a mis posibilidades les ayudaba, pero ellos me ayudaron más a mi, porque con ellos hice el kínder, la primaria y ahora la secundaria.

“Puedo decir que en estos momentos, ya sé sumar y poder defenderme a la hora de hacer cuentas, pues ellos han sido mi apoyo siempre”, expresó.

DÍA A DÍA

Don Dionisio, que en esos momentos había terminado de hacerles de comer a sus hijos en una estufa que, a pesar de su apariencia clásica, le funciona todo, expresó que la tarea de ser padre, es un trabajo continuo.

Platicó que lo primero que realiza al levantarse es planchar y alistar los uniformes de sus jóvenes, para minutos más tarde, darles de desayunar y dejarlos a la escuela.

“El único momento en que mis hijos no están conmigo, es cuando ellos están en la escuela, pues ellos son mi todo ya que aquí no tengo hermanos, padres, no tengo a nadie más que a mis muchachos”, expresó.

TIEMPO DE TRABAJAR

Tirado Torres, expresó que una vez que ellos llegan de la escuela, se quitan los uniformes y comen, llega el momento de ir a trabajar y vender dulces, mazapanes y chicles en la línea fronteriza junto con sus hijos.

“No tengo quien me los cuide, no quiero dejarlos solos en casa, así que ellos me acompañan y trabajan conmigo, pues quiero que sepan ganarse la vida de manera honrada, que sepan ser hombres de bien, cuestión que me hace sentir orgulloso”, mencionó.

MOMENTOS DIFÍCILES

Dionisio comentó que el camino de educar a sus hijos no ha sido fácil, pues el no contar con una madre para ellos y las críticas que ha recibido como padre, les ha traído momentos de tristeza.

“Si algo ha sido difícil en mi vida, es ir a un día De las Madres junto con mis hijos y no poder saberles decir porque no tienen una mamá igual que los demás, dejando en esos momentos, lapsos donde hemos llorado juntos.

“De igual forma, cuando eran más niños, la gente me criticó mucho, pero para los demás es muy sencillo señalar y decir que los estaba usando, cuando en realidad yo no tengo familia, yo solo tengo a mis hijos y ellos van a donde yo voy”, recalcó.

HIJOS ORGULLOSOS

Los tres muchachos, por su parte y una vez visto a su padre más relajado al narrar parte de su vida, se acercaron a él y le dieron un fuerte abrazo, comentando lo importante que ha sido su papá en sus vidas.

Argumentaron que lo más les gusta hacer con él es andar en las bicicletas, o ir al parque a jugar futbol, pues los tres mencionaron ser amantes de los deportes y querer llegar a ser, un ingeniero (Anatolio), un abogado (Emiliano) y un futbolista (Roger).

“Mi papá es muy bueno con nosotros, nos hace de comer, a veces nos lleva al tianguis, o vamos al parque a jugar futbol, ya que siempre estamos con él y eso nos gusta”.

“La verdad es que si pudiéramos describir a nuestro papá, podríamos decir que es un hombre alegre, una persona muy buena y alguien muy trabajador, eso es nuestro papá”, comentaron los jóvenes.

FOMENTAR VALORES

Don Dionisio, al estar presente y escuchar de sus hijos lo que piensan de él, por un momento se le cristalizaron sus ojos, pues esas palabras comentó, son un alivio para el alma.

“Yo estoy orgulloso de mis hijos, son buenos muchachos, se que lograrán lo que se propongan en la vida, pues han sabido ser determinantes y trabajadores igual que su padre”. 

“Es por ello que en este día del padre, mi consejo es que les fomentemos valores a nuestros hijos, que aprendamos a escucharlos, a protegerlos y sobre todo, que fortalezcamos sus sueños, pues está en nosotros convertirnos en su ejemplo a seguir”, expresó.

En esta nota
  • Día Del Padre

Comentarios