No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali Al cuidado de dos hogares, cuatro hijos, y una madre enferma vive la señora Lilia Calderón Sánchez

Doña Lilia hace frente a dificultades por su familia: “Son lo único que tengo”

Avatar del

Por Fernanda Acosta

Doña Lilia hace frente a dificultades por su familia: “Son lo único que tengo”

Doña Lilia hace frente a dificultades por su familia: “Son lo único que tengo”

Al cuidado de dos hogares, cuatro hijos, y una madre enferma vive la señora Lilia Calderón Sánchez, quien reparte su tiempo entre su casa, en la delegación González Ortega, y la vivienda de su madre, en la colonia Pueblo Nuevo.

Los estragos de la alta presión arterial y casi ochenta años de edad de su madre, requieren cuidados especiales que no toda la familia está dispuesta a ofrecer, por lo que desde hace un año, Doña Lilia decidió brindárselos.

“Somos nueve hermanos, y de todos, nada mas yo le entré y dije: tengo que ir a cuidar a mi mamá porque es lo único que tengo”.

Siendo viuda, son muchas las necesidades a las que se enfrenta, pues la pensión que le otorgó su fallecido esposo, apenas alcanza para los servicios básicos de ambas casas.

“Mis hijos, los más chiquitos que me quedan, están yendo a la prepa pero ellos estudian y trabajan para poderla pagar, yo no puedo. Siempre les digo que estudien para que no anden como yo”.

En pleno proceso de construcción, la vivienda de Lilia y su madre trasmina los efectos del frío. Aunque sólida, la vivienda es de madera y aun le faltan aditamentos como ventanas, cubrepolvos y emplaste, para amortiguar las inclemencias del tiempo.

Durante las noches es cuando más se complica la estancia. “¡Se pone bien helada la casita!, pero ahí nos mantiene”, expresó la ama de casa.

Utilizando varias prendas a la vez, y con las pocas sábanas y cobijas con las que cuentan, aminoran la sensación térmica.

Recientemente, la familia de Lilia Calderón dirige todos sus esfuerzos al tratamiento de uno de sus hermanos de 42 años de edad, que se encuentra hospitalizado por un mal cerebral.

Es por eso que no cuentan con los recursos para allegarse de más cobijas, calentones, y prendas de temporada. Será mediante el Cobertón Navideño 2017 que Doña Lilia y su familia reciban un poco del apoyo que necesitan.

“Sí nos hacen falta las cobijas, para la casa y para llevarle a mi hermano que ya no tiene cobijas ni sábanas porque en el hospital tampoco hay. Yo a la gente le digo que tenga humanidad, en este tiempo más. Una cobija que tengan y no usen, esa donen, a alguien le va a servir”, invitó a la comunidad.

Comentarios