No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali En el litoral del Sur de Sonora y Sinaloa están los puntos de más riesgo por desechos de actividades productivas y aguas residuales urbanas

Contaminación genera “focos” rojos en Mar de Cortés

Avatar del

Por Héctor Padilla

Contaminación genera “focos” rojos en Mar de Cortés

Contaminación genera “focos” rojos en Mar de Cortés

Primera de ochos partes

Las descargas de químicos producto de la agricultura y minería, así como de aguas residuales urbanas y la camaronicultura, ponen en riesgo la riqueza del "acuario del mundo": El Mar de Cortés.

De acuerdo con investigadores de diversas instituciones, el mar goza, en general, de buena salud, aunque hay zonas que requieren de especial atención.

La mayor parte del litoral del Sur de Sonora y Sinaloa son los puntos rojos en donde deben realizarse acciones de rescate, aunque alarman otros sitios.

Para José Alfredo Arreola Lizárraga, investigador titular del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), estas áreas enfrentan una situación distinta por la cantidad de nitrógeno y fósforo que se vierte al agua a través de las aguas residuales de la agricultura, asentamientos urbanos y camaronicultura.

El reporte de 2017 de la organización “World Heritage Watch” (WHW, por sus siglas en inglés) acusa a México de no reportar las amenazas sobre la actividad minera que se lleva a cabo en zonas naturales protegidas dentro del Golfo en la península de California.

En Sinaloa, al igual que en Sonora, los desechos de la agricultura y acuacultura representan el principal problema para el amenazado Mar de Cortés.

DESDE BAHÍA DE LOBOS

El uso de fertilizantes y agroquímicos desde el Valle de la parte Sur de Bahía de Lobos a Yavaros ha provocado serios problemas en Sonora, reveló el investigador del Cibnor.

"En Sonora, específicamente en el territorio yaqui, que comprende de Las Guásimas a Bahía Lobos, el desarrollo de la agricultura es apenas 18 mil hectáreas", dijo, "mínimo comparado con lo que produce el Valle del Sur de Lobos a Yávaros, donde los problemas de conta- minación son superiores".

Apuntó que el nitrógeno y fósforo en el mar afectan la pesca, el turismo, y todo en general, y eso ya lo vivieron otros países del mundo, quienes tuvieron que buscar formas de mejorar las cargas excesivas de estos elementos.

En EU, dijo, se han invertido millones de dólares para mejorar prácticas, recuperar los sistemas costeros dañados y mantenerlos sanos. Los asentamientos urbanos al nivel de la costa, denunció, vierten fósforo y nitrógeno en cantidades excesivas y eso origina un aumento en la productividad orgánica y a su vez una alteración en los organismos de los ecosistemas y la falta de oxígeno.

EN BAJA CALIFORNIA SUR

La explotación pesquera e impactos en zonas de arrecifes, contaminación por aguas residuales y desechos urbanos, así como la urbanización ilegal de las playas, son un peligro para la vida del Mar de Cortés, a la altura de Baja California Sur.

Para el doctor Francisco Javier García de León, investigador titular del Cibnor La Paz, el intenso crecimiento poblacional, tanto en la costa de la Península como en la contraparte de la Costa de México, ha incrementado las actividades agrícolas, pecuarias, de acuacultura y pesquera, y con ello todas las consecuencias.

"Sabemos que el Golfo de California es muy productivo y no solamente la gente que vive en ese lugar, sino gente que viene de otras partes, por ejemplo, gente de Mazatlán que va al Alto Golfo, o gente que viene desde más al Sur al ver que hay una pesquería interesante", refirió.

De acuerdo con el Plan de Acción para la Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la biodiversidad terrestre y marina de la región Golfo de California y Pacífico Sudcaliforniano, impulsado entre 2011 y 2012, hay al menos on- ce sitios contaminados.

PRESAS EN BAJA CALIFORNIA

Junto con las presas y la cada vez menor precipitación de nieve en las Montañas Rocallosas, la contaminación juega un papel clave en las amenazas a la riqueza del agua del Río Colorado que llega al Alto Golfo de California.

En ese contexto, el debate científico aún se concentra en determinar la importancia del flujo del Río Colorado para la biodiversidad en el Mar de Cortés, ya que mientras que algunos estudios demuestran su influencia para la reproducción de la totoaba, otros señalan que la especie es adaptable y reproducirse en agua salada.

Para la organización World Heritage Watch, la actividad minera representa una amenaza para zonas naturales protegidas dentro del Golfo de California. De acuerdo con el Registro Público Minero, el Gobierno ha entregado 58 concesiones mineras que se superponen en los límites de las islas y las áreas protegidas del Golfo de California, sin mencionar a las concesiones localizadas en las zonas de amortiguamiento.

Es uno de los mares con mayor productividad biológica y endemismo de vida marina, según consta en estudios científicos realizados por investigadores, como Saúl Álvarez Borrego, aunque se encuentra sujeto a factores humanos, como la sobrepesca, cambio climático y contaminación.

METALES PESADOS EN SINALOA

La contaminación por metales pesados provenientes de desechos de la agricultura, acuacultura y minería ha impactado las aguas en Sinaloa, aseguró Felipe Amezcua Martínez, investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM.

El doctor en Biología por la Universidad de Liverpool señaló que a pesar de las afectaciones sufridas en el Mar de Cortés sigue habiendo Producción y una alta diversidad aunque sí se ha visto que se ha ido deteriorando.

"Si las cosas siguen igual a lo mejor no es que a 10 años se vaya a acabar y sea el fin, pero sí va haber menos cada vez.

"Esto va a implicar que también va haber más demanda de otras cosas", expresó, "que va haber más conflictos y demás, entonces yo creo que sí es necesario empezar a tomar pasos para ir solucionando esos problemas".

Una propuesta que se tiene a nivel mundial, dijo, es empezar a hacer manejo, tomando en cuenta el ecosistema en su totalidad y que una actividad cuide a otra para evitar que cause efectos negativos y poder seguir teniendo equilibrio.

Un problema serio de contaminación que se ha incrementado desde 1960 a la fecha es el que se detecta en el Estero de Urías, localizado al Sur de Sinaloa, en Mazatlán.

"Existen en el caso de los metales pesados como el níquel, el cobre, el zinc, en niveles de concentración, en el Estero de Urías, sobre todo en los sedimentos, que es lo que más estudiamos nosotros niveles de concentración que pueden ser hasta cuatro o cinco veces más altos que cuando el Estero no estaba industrializado todavía", reveló Ana Carolina Ruiz Fernández, experta del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, Unidad Académica Mazatlán.

En esta nota
  • Noticias

Comentarios