No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali Aunque solicitan autorización para aprovechar la caza en sus terrenos, autoridades se los niegan

Cacería legal: ponen trabas a ejidatarios

Avatar del

Por Nicolle De León

Cacería legal: ponen trabas a ejidatarios

Cacería legal: ponen trabas a ejidatarios

“Es un tema meramente político, hay una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) que tiene todo lo que se les pide, y sin embargo no le dieron el permiso, a mí me falta del fideicomiso, hice los estudios de monitores que son carísimos”, precisó Alfredo Vizcarra Rivera, ejidatario del ejido Cordillera Molina.

Para realizar los estudios deben pagar los servicios de un biólogo, su asistente y un “gemelero”, dos veces han hecho el monitoreo y es una semana de caminar en todo el ejido entre 4 mil hectáreas.

El estudio representa una inversión entre 70 mil a 80 mil pesos, hay gente que gastó el dinero con la esperanza de que la Secretaría de Protección al Ambiente (SPA) lo autorice pero arbitrariamente no hay respuesta por falta de voluntad, aseveró.

Recordó que la Universidad Autónoma de Baja California fue de los principales impulsores para evitar el aprovechamiento, inculcando en sus estudiantes el rechazo irracional a la caza del borrego cimarrón.

“La cacería del borrego está a un paso de la realidad, ese paso es la voluntad del Gobierno, no sabemos el porqué real, todo está con base a la ley y no se expide el permiso”, concluyó Vizcarra.

LA AUTORIDAD DEBE CUMPLIR

El titular de los Biólogos de Mexicali, A.C. (Biomac), Efraín Nieblas Ortiz, señaló que la autoridad debe cumplir con las obligaciones que la ley establece, incluyendo la expedición de tasas de aprovechamiento cuando se cumple con los estudios.

La demanda de cintillos estarán en función de los estudios de población que están obligados a realizar los propietarios de las Umas, la autoridad debe de cumplir con la obligación de revisar y participar en los monitores.

Si un organismo propietario de una UMA reporta que tienen una población de 100 venados, la SPA debe de tener certeza de ello, a través de un instrumento metodológico o con una auditoría.

Una vez que está aceptado, las tasas de aprovechamiento se definen en función de esas poblaciones declaradas. Sólo habría que tener cuidado en que esas tasas de aprovechamiento estén debidamente sustentadas en estudios y monitoreos aceptables.

“La caza puede crear controversia, si se levanta una encuesta la mayoría está en contra, el detalle es que es una actividad económica que genera beneficios a la población, hay que reconocer que está en la normativa la posibilidad, a partir de este punto de vista está rebasada la discusión”, explicó.

En cuanto al borrego cimarrón, comentó que debería rebasarse la línea que tiene detenido el proceso, pero cuidando la parte simbólica, el peso subjetivo y sentimental al ser el borrego un emblema del Estado.

“Por lo que sabemos el Estado tiene la capacidad de tomar decisiones en torno a ello, como Colegio de Biólogos estaríamos observando y cuidando que el interés de abrir estas tasas de aprovechamiento en el Estado sean producto de toma de deci- siones transparentes y metodológicamente bien sustentadas”, advirtió.

SIN ESTUDIOS RECIENTES

En 2010 se realizó un documento llamado estrategia estatal para el aprovechamiento sustentable del borrego cimarrón, en esta ocasión como parte de la estrategia se hizo un monitoreo muy intenso que pocas veces se ha hecho, comentó Nieblas.

En año 2013 se realizó otro estudio de movilidad del borrego cimarrón para conocer su distribución y desplazamiento en el Estado, fue el último serio, es necesario que se realice otro, argumentó.

Observaron poblaciones sanas del borrego cimarrón, el hábitat se encontró en buenas condiciones, entre las acciones de mejoramiento dieron mantenimiento a los aguajes y extracción de especies que compiten, como los burros salvajes.

El cimarrón es importante en la cosmología de los Yumanos, siendo incluso para ellos una deidad, por ello es trascendente estarlos monitoreando, en un estudio co- mo el del año 2010, se invirtieron 8 millones de pesos.
En esta nota
  • Cacería legal
  • Noticias

Comentarios