No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexicali

Aumentan casos de intoxicación por alcohol en BC

Se han registrado 217 intoxicaciones por alcohol, esto representan un 108% más respecto al 2018.

Avatar del

Por Nicolle De León

Aumentan casos de intoxicación por alcohol en BC(Victor Medina Gorosave)

Aumentan casos de intoxicación por alcohol en BC | Victor Medina Gorosave

BAJA CALIFORNIA, México.- El 100% de las personas encuestadas por la autoridad que consumen alcohol, tienen un nivel de dependencia, la mayoría no se percata, ya que el abuso de esta sustancia se ha venido normalizando, incluso entre los más jóvenes.

La Jurisdicción de Servicios de Salud en Mexicali (JSSM), implementó las encuestas que constataron un consumo precoz entre los adolescentes, y una agudizada problemática de alcoholismo.

Esto se ve reflejado en los casos de intoxicaciones por alcohol, precisados por la Secretaría de Salud, este padecimiento es uno de los focos rojos para sospechar de una dependencia al alcohol.

En lo que va del año 2019, se han registrado 217 intoxicaciones por alcohol en Baja California, esto representan un 108% más (Más del doble), que a la misma fecha del año pasado, cuando se habían atendido 104 intoxicaciones.

Los hombres tienen una mayor tendencia a este padecimiento, ya que representan el 66% de los casos, mientras que las mujeres protagonizaron el 34% de las intoxicaciones.

Claudia Corral Rivera, responsable del Programa de Adicciones y Salud Mental en la Jurisdicción de Servicios de Salud en Mexicali, precisó los detalles sobre la aplicación de las encuestas.

CONTEXTO

En Baja California hay un alto índice de acuerdo a lo arrojado en la Encuesta Nacional de Adicciones, donde señala que el consumo del alcohol se ha duplicado y que los adolescentes son los que están abultando la cifra.

La encuesta se hace cada cinco años, por lo que hay una gran diferencia de la del año 2011 a la del 2016, comentó, en la primera el inició en el consumo del alcohol era alrededor de los 16 años, en la segunda disminuyó a menores de 15 años.

Esta precocidad en el consumo de alcohol provocó una dependencia más alta, por la inmadurez a nivel neurológico del cerebro de los adolescentes, declaró la experta en tanatología.

Como preocupante describió las cifras, aunado que el 50% de los accidentes de vehículos de motor son por personas que iban manejando bajo el influjo del alcohol.

El programa busca abatir el consumo precoz del alcohol y concientizar a los jóvenes a través de desarrollo de habilidades que le permitan un esparcimiento sano alejado del alcohol.

ENCUESTA 2018

Como primer nivel de atención realizan una encuesta llamada para medir los niveles de la dependencia al alcohol, se aplica a todo el que llegue a los Centros de Salud desde los 12 a los 65 años de edad.

“Se aplica a todos los que van a consulta, independientemente de la causa de su visita, es un interrogatorio, si la persona precisa que sí toma, en automático se aplica a encuesta para medir el nivel de dependencia al alcohol”, describió.

En la mayoría de los casos de consumidores de alcohol, no se percatan de que realmente están teniendo una dependencia, cuando se les muestra un resultado con base al tamizaje se dan cuenta que sí la tenían, aunque pensaran que solo eran consumidores “sociales”.

“Cerramos en el 2018 con 2 mil 200 detecciones, de las cuales 700 dieron un puntaje positivo, el 100% arrojaron que tenían una dependencia”, declaró Corral Rivera. La dependencia se clasifica en tres niveles, leve, moderada y severa, las dependencias severas sumaron 224, ellos fueron referidos a un segundo nivel de atención con el fin de que reciban un tratamiento integral de atención.

En dependencia moderada detectaron a 200 personas, cuando detectan a un leve, se realiza una intervención y consejería donde se le pide al paciente que disminuya la cantidad de insumo. Un 4.7% de las encuestas que resultaron positivas a la dependencia al alcohol, son de menores de 18 años, subrayó la responsable del Programa.

La tendencia de la dependencia al alcohol va a la alza, porque culturalmente se acepta como parte de la socialización, siempre está presente en la familias y en la sociedad como tal.

No existe aún una cultura en que los padres de familia muestren el alcohol como una sustancia que puede causar adicción, solo ven así las sustancias psicoactivas, pensando que su hijo o familiar podría dejar el alcohol cuando lo desee.

Si una persona comienza el consumo del alcohol después de los 21 años de edad, el riesgo a desarrollar una adicción disminuye, sin embargo no lo exime, precisó la experta.

MÁS DIFÍCIL

El alcohol es una de las sustancias más difíciles de dejar, desde las alteraciones físicas a corto plazo; y a mediano y largo plazo es complicado debido a la constante exposición a la sustancia, ya que se encuentra en casa, eventos y casi cualquier tienda.

Una persona que intenta dejar el alcohol debe de tener vigilancia médica, porque el síndrome de abstinencia es muy problemático, detalló Corral Rivera.

“La exposición al alcohol en todas las áreas intensifica que se genere una dependencia y recaídas, porque como padres de familia restamos interés a que el alcohol no es una adicción”, describió. “Vivimos en el circulo de la negación, no me permito ver que mi hijo tiene un problema con el alcohol cuando ya chocó varias veces alcoholizado, ya atropelló a alguien, ya se peleó, entre otras situaciones”, ejemplificó.

Cuando logran tener una conciencia de la enfermedad, la familia no suele cooperar como cuando se trata de otra enfermedad, ejemplificó que cuando alguien tiene diabetes, la familia se adapta a la nueva alimentación.

SOSPECHA

Ante la sospecha de si se tiene una dependencia puede solicitar que se le aplique la encuesta en el Centro de Salud, no obstante, hay algunos factores que puede detectar de antemano para intuir que hay algún nivel de adicción.

“Algunos consideran que no hay riesgo en su consumo porque dicen que no más toman cada fin de semana, o solo cuando hay una fiesta, pero resulta que sus bebidas inician el viernes y terminan hasta el lunes, desde ahí hay un foco rojo”, describió.

Cuando un bebedor llega a la borrachera, es un segundo foco rojo, esto quiere decir que ha perdido el control del alcohol y el alcohol lo controla, en muchas ocasiones despiertan en un lugar donde no tenían contemplado estar.

“Despiertan en una casa ajena, en un hotel, en el carro, o hasta en la calle, y no recuerdan nada de lo sucedido, esas son señales de que realmente están teniendo un problema de dependencia severa”, advirtió.

En esta nota

Comentarios