No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Deporte Local El profesor Luis Chicatti ha demostrado durante años su don para la enseñanza, formando múltiples jugadores dentro del baloncesto estudiantil

Vocación por su pasión

Avatar del

Por Jorge R. López

Vocación por su pasión

Vocación por su pasión

Para Luis Chicatti, el baloncesto es el “pan de cada día”, no hay otra manera de llamarlo ni para describir lo que significa el básquetbol en su vida, pues desde que tiene uso de razón, asegura que el deporte ráfaga ha estado de manera permanente en todos lo ámbitos de su existencia.

El apellido Chicatti, ha venido representando en esta tierra un sinónimo de baloncesto y quién mejor que uno de los más dignos miembros de esta familia, para que participe hoy en JUGADAS DE PIZARRÓN

La vocación de enseñar
A pesar de que su pasión era ser jugador, Chicatti asegura que estudió la licenciatura en Educación Física con la firme intención de enseñarles a los más pequeños, el beneficio de practicar el básquetbol.

“Primeramente soy maestro de educación física y después entrenador de baloncesto, desde mis inicios he trabajado con nivel primaria, con niños de 10 a 12 años, es algo que me apasiona y lo llevo haciendo desde hace más de 25 años”, expresa.

Su vocación para enseñar, congenió a la perfección con su pasión por el baloncesto, el día que decidió especializarse en la enseñanza de este deporte.

“Por 10 años estuve en el Centro de Iniciación Deportiva, trabajé con niños que querían practicar el baloncesto fue algo muy bonito, pues es una responsabilidad mayúscula enseñarles adecuadamente desde las bases”, comenta.
Astucia y velocidad del ‘Zorro’,

su sello característico

Tras varios años formando jugadores, llegó el momento de cambiar de aires y es cuando el ‘Profe’ Chicatti inició su aventura como estratega de la preparatoria de los Zorros del Cetys.

Sobre su filosofía de juego, Chicatti Lara asegura que el baloncesto “no se aprende sobre la marcha”, sino que hay que conocer bien la esencia.

“Debido a mi profesión siempre he insistido en que primero tienen que aprender bien el deporte, muchas veces dicen que el basquetbol se aprende jugando y yo pienso que primero tienen que saber los fundamentos básicos como a saber tirar, pasar, el bote, los desplazamientos”, afirma.

Sobre el parado inicial de sus equipos, no duda en decir que la velocidad y la condición física, son dos aspectos fundamentales para ofender al rival.

“Pues en ocasiones empezamos con la 2-3 con la defensa de zona, pero por lo regular a mi me gusta que el equipo tenga dinamismo, que las transiciones sean rápidas y en cuanto se consiga una canasta a marcar de forma personal”, sentencia como si se tratase de uno de los diez mandamientos.

Antes de despedirse y entre risas, Luis Chicatti comparte, “es tanto mi amor a este deporte que a mi primer hija le quería poner Jordana por Michael Jordan pero no se dio la oportunidad”.

Comentarios