No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Deporte Local Con una decisión unánime que desata la polémica, Luis López vence a Andrés Tapia y mantiene el invicto

Nadie detiene al “Venado”

Avatar del

Por Guillermo Valero

Nadie detiene al “Venado”

Nadie detiene al “Venado”

Ante los ojos de los tres jueces, Luis “Venado” López se llevó la victoria por decisión unánime, sin embargo para una parte de la afición, el resultado provocó molestia y desató la división de opiniones, pues sintió que su rival, Andrés “Maravilla” Tapia realizó mejor pelea.

Puntuaciones idénticas de 77-75 le dieron la victoria al pupilo de Juan Betancourt, para que siguiera así manteniendo su invicto en 12 peleas como profesional dentro de la división Pluma, mientras que Tapia vio empeorar su foja a 11-7-3.

Fue una buena entrada en términos generales la que se registró en el Gimnasio de Mexicali, manteniéndose en todo momento el orden y el buen ambiente en la velada que ofreció la empresa JR de Primotions.

Sonó la campanada y tal como lo había anticipado el propio “Venado” salió a comerse viva a su presa, intentando cortar en el ring a la par de lanzar veloces golpes de izquierda, acompañados de volados de derecha y viceversa, para dominar así el capítulo anterior un Andrés Tapia, que pudo absorber sin problemas el castigo.

Durante los siguientes dos episodios, la tónica se repitió, sin embargo, el “Maravilla” poco a poco fue estudiando a su rival, logrando contragolpearlo en repetidas ocasiones, cada que éste se iba al ataque. Mientras tanto en la tribuna, la competencia entre porras lucía igual de reñida.

A pesar de que el rostro de Tapia acusó castigo, nunca perdió la concentración y siguió siéndole fiel a su plan de pelea, el cual consistía en utilizar las cuerdas como aliadas para tomar impulso y marcar golpes de “upper” y volados en corta distancia ante un “Venado” que empezaba a desesperarse, por no poder abrir la guardia de un rival al que prometió día antes, noquear en cuatro asaltos.

La historia se repitió del quinto al séptimo round, Luis López yendo al frente sin causar daño y Andrés Tapia golpeando de manera esporádica.

Ya en el octavo y último rollo, el cansancio apareció en la humanidad del discípulo de Sergio Ortega y esto sirvió para que el campeón de la Costa del Pacífico cerrara con calidad la pelea, buscando en todo momento el cloroformo, pero ganándose al final solamente las palmas de un sector importante del respetable.

Comentarios