No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Victoria Pírrica

Hoy, Pirro es considerado uno de los generales más sagaces de la Antigüedad, pero a él le corresponde también el dudoso honor de dar origen al término “Victoria Pírrica”.  Y es que, para Pirro, sus triunfos distaban mucho de serlo.

Por Jaime Navarro

A principios del siglo III A. de C., el belicoso territorio del Epiro, al oeste de Grecia, era gobernado por Pirro, un rey guerrero en cuerpo y alma del que se decía que tenía el talante de Alejandro Magno y había heredado la fuerza de Aquiles.

Hoy, Pirro es considerado uno de los generales más sagaces de la Antigüedad, pero a él le corresponde también el dudoso honor de dar origen al término “Victoria Pírrica”.  Y es que, para Pirro, sus triunfos distaban mucho de serlo. En 280 A. de C., los ciudadanos de Tarento, una antigua colonia griega del sur de la península Itálica, solicitaron ayuda a los epirotas, ya que temían ser víctimas del expansionismo de Roma.

Pirro vio la oportunidad de llevar su influencia al otro lado del Adriático y fue allí con un formidable ejército compuesto de 20,000 infantes, 3,000 caballeros, 2,000 arqueros, 500 honderos y 20 elefantes de guerra. La primera batalla importante tuvo lugar en Heraclea, al norte de Tarento.

Aunque los elefantes atemorizaron a los 35,000 romanos que se les oponían, éstos se mantuvieron firmes. Aun así, y a un alto precio en donde hubo 7,000 bajas romanas y 4,000 bajas epirotas se impusieron las huestes de Pirro.

Un año más tarde, éste decidió asediar Asculum, un contingente romano de 45,000 hombres intentó romper el sitio y en el enfrentamiento murieron 6,000 de ellos, pero también 3,000 murieron epirotas.

Después de la retirada de los contendientes, un personaje del círculo de Pirro se presentó para felicitarlo por la victoria. Y el estratega le contestó: “sí, otra victoria como esta y estamos perdidos”. De hecho, en 275 A.C., en Beneventum, cerca de Nápoles, los del Epiro y sus aliados fracasaron estrepitosamente y poco después abandonaron la península Itálica.

En días pasados se llevó a cabo una consulta pública para determinar si una empresa trasnacional que llevaba construido el 70% de sus instalaciones para operar, se terminaba de construir porque ya había invertido más de 900 millones de dólares y se crearían empleos, sin afectar el abasto de la población se quedaba en nuestra ciudad o se iba, el resultado de la ilegal consulta fue que la empresa cervecera debería salir de Mexicali, una empresa privada en donde no hay un solo peso del erario, fue condenada bajo la sospecha de que la misma es corrupta y sobornó a todas las autoridades tanto federales, como estatales y municipales para obtener los permisos y poder iniciar la construcción de la planta.

Un grupo de personas que se han manifestado en contra de la instalación festejaron el resultado de la consulta como quienes hubieran ganado el premio mayor de la lotería nacional. En todo el mundo tienen marcados a los cachanillas como unas persona cobardes, apatías y agachonas por no haber defendido la instalación de esa empresa que generaría empleos y toda una cadena de valor relacionada con el consumo de energía eléctrica, agua, combustibles, transporte de insumos, transporte de mercancía, etc., todo un círculo virtuoso que mejoraría la economía del valle y ciudad de Mexicali.

Si el gobierno federal está convencido de que hubo corrupción e influyentisimo, debe proceder legalmente contra los incriminados por sobornos, tráfico de influencias, cohecho y abuso de autoridad. Por lo pronto queda una pregunta en el aire ¿qué inversionista en su sano juicio vendría a invertir a Mexicali? Otra victoria como esta, de los grupos que están en contra de las inversiones y Mexicali estará perdida para siempre. “Llora como mujer lo que no supiste defender como un hombre”: Aixa, madre de Boabdil.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios