No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Corrupción...

Se ha confundido la austeridad de López Obrador con su supuesta honestidad; la realidad es aplastante cuando se trata de permitir, solapar y encubrir la corrupción de sus colaboradores; prometió combatirla en los hechos, hasta ahora y con excepción de algunas estrategias del SAT lo demás sólo han sido sus dichos. Apoyar a un presunto violador consuetudinario, Salgado Macedonio, lo retrata a la perfección, si estás él puedes hasta darte el lujo de ser un depredador sexual; veamos un rápido recuerdo que respalda el dicho principal del presente Camelot.

Se ha confundido la austeridad de López Obrador con su supuesta honestidad; la realidad es aplastante cuando se trata de permitir, solapar y encubrir la corrupción de sus colaboradores; prometió combatirla en los hechos, hasta ahora y con excepción de algunas estrategias del SAT lo demás sólo han sido sus dichos. Apoyar a un presunto violador consuetudinario, Salgado Macedonio, lo retrata a la perfección, si estás él puedes hasta darte el lujo de ser un depredador sexual; veamos un rápido recuerdo que respalda el dicho principal del presente Camelot.

Acordémonos de Ponce, de Bejarano, de Carlos Imaz, de Marcelo Ebrard y su línea 12 del metro, de las 23 casas de Bartlett, de su relación con Napoleón Gómez, de las propiedades de los Ackerman, de la corrupción en la CONADE de Ana Gabriela Guevara, de los dineros recibidos por su hermano Pío, de los contratos multimillonarios asignados sin licitación alguna a su prima, así como los asignados al cuñado de Rocío Nahle.

Ha hecho de su relación con Ricardo Monreal un pacto de impunidad que pasa por el Senado a cambio del control de Zacatecas, defendió la condonación millonaria de impuestos a su anterior líder, Yeidckol Polensky; recordemos que, junto con Mario Delgado decidió “reservar la información” relacionada a los costos de la construcción del segundo piso, solapa sin dejo alguno las compras asignadas directamente a las empresas de Zoé Robledo, por el propio Robledo, sin importar que haya sido ventilado que el IMMS que él dirige compró cubrebocas de 15 pesos en 215 cada uno.

Ha permitido que cercanos colaboradores asignen contratos a sus familiares, como lo hizo Jiménez Espriú con su hermano por un monto de 50 millones de pesos.

Corrupción es consentir la falta de resultados, en este sentido la misma es mayúscula, un sistema de salud desahuciado en el que nuestros niños con cáncer mueren por falta de medicamentos, un país que acumula muertos y que presume de tener camas vacías, un presidente rebasado que no entiende que no entiende, que por su ego y por su estulticia decide cancelar un aeropuerto con cargo a nuestra gente cuando el mismo sería pagado por sus usuarios, que decide construir una refinaría en su estado, estado en el que ahora sabemos el PRI  le entregó 300 millones de pesos para desalojar los pozos petroleros que decidió invadir a manera de presión política.

Un país en el que la inseguridad crece día con día y que desde la presidencia se ordena su protección, ya sea se trate del hijo del Chapo, de la madre del mismo o del jefe de la mafia rumana.

López Obrador marca tendencia, en nuestro estado Jaime Bonilla también calumnia a quienes pensamos diferente, poco importa si él ha sido un corruptor de la democracia, a través de la malograda Ley Bonilla, o su intento por desmantelar el Sistema Estatal Anticorrupción, o el desastroso manejo de la pandemia, la creciente inseguridad, o el robo disfrazado de extorsión a decenas de empresas por “supuestos adeudos de agua”; pobre nuestro estado en el que Ensenada y Mexicali han sido un claro ejemplo de tener alcaldes con poca independencia, más dispuestos a quedar bien con el gobernador que con su gente, para luego volver a pedirnos nuestra confianza, haya usted si decide dárselas. Nos vemos el 6 de Junio.

* El autor es empresario y ex dirigente de Coparmex Mexicali.

Comentarios