No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Lo Curioso

Salvan a perro al realizarle injerto con piel de pez

La bacteria Escherichia coli, resistente a los antibióticos, infectó la herida y provocó que la perrita perdiera gran parte de su piel.

Avatar del

Por Redacción

Al final, la cirugía fue sencilla, pues simplemente involucraba colocar el injerto sobre la pata de Gigha. Éste permaneció sobre la herida durante dos semanas antes deser reemplazado por otro, y hasta que la herida disminuyera al menos a la mitad de su tamaño inicial.(Cortesía)

Al final, la cirugía fue sencilla, pues simplemente involucraba colocar el injerto sobre la pata de Gigha. Éste permaneció sobre la herida durante dos semanas antes deser reemplazado por otro, y hasta que la herida disminuyera al menos a la mitad de su tamaño inicial. | Cortesía

Veterinarios del Reino Unido salvaron la vida de un perro al usar piel de pez para curar una herida infectada.

Gigha, una spaniel de cuatro años, fue hospitalizada después de sufrir una cortadura en su pata al caer en una zanja mientras paseaba.

La bacteria Escherichia coli, resistente a los antibióticos, infectó la herida y provocó que la perrita perdiera gran parte de su piel en la zona infectada.

Debido al alto riesgo del caso, por primera vez en el mundo, se hicieron injertos de escamas de pez tilapia (Oreochromis) en un can. Este tipo de cirugía se realizó con éxito en un caballo con quemaduras de ácido en 2018.

RECUPERACIÓN SENCILLA

Un injerto de piel de perro o piel sintética hubiera sido imposible en el caso de Gigha, por lo que la piel de pez se usó como un vendaje biológico para ayudar a curar la herida yregenerar la piel alrededor.

Este método tiene, de manera natural, un efecto antiséptico y analgésico. Por lo que Gigha no sufrió en el proceso y su dueña sólo tuvo que cuidar la posición del vendaje, indica Muy Interesante.

Al final, la cirugía fue sencilla, pues simplemente involucraba colocar el injerto sobre la pata de Gigha. Éste permaneció sobre la herida durante dos semanas antes deser reemplazado por otro, y hasta que la herida disminuyera al menos a la mitad de su tamaño inicial.

«He recuperado a mi perrita. Ella casi muere. Estuve dispuesta a confiar en los veterinarios y me ha sorprendido su gran trabajo», dijo Morag Taylor, dueña de Gigha.

En esta nota

Comentarios