Lo Curioso

Mujer pierde un seno y su esposo imprime uno en 3D

Luego de la batalla contra el cáncer de mama, la mujer no se sentía cómoda con el implante que tenía y su esposo logró hacer uno.

Avatar del

Por Redacción

Fay Cobbet sabía que la operación le salvó la vida, no podía evitar extrañar el cuerpo que tenía antes.(Cortesía)

Fay Cobbet sabía que la operación le salvó la vida, no podía evitar extrañar el cuerpo que tenía antes. | Cortesía

Una mujer no se sentía cómoda con la prótesis genérica que le dieron los doctores luego de su mastectomía y su esposo tomó una decisión.

Luego de acostar a su pequeña hija, Fay Cobbet se dio cuenta que tenía un bulto en el seno izquierdo, n ese momento no pensó que sea nada grave, ya que aún continuaba dando de lactar.

Dos semanas después, le pidió a su esposo Tim que lo revisará y este sospechó que podría ser algo más.

La mujer de 37 años  de Nueva Zelanda acudió al doctor y este le reveló que tenía cáncer de mama. Inició en el conducto mamario y se expandió a los tejidos de su pecho.

Le realizaron una lumpectomía, en la que solo se extirpa el tejido mamario, y durante 18 meses recibió quimioterapia como parte del tratamiento.

Informe21 señala que luego de un tiempo y antes de iniciar con la radioterapia, los médicos encontraron rastros de la enfermedad en la mama por lo que debieron realizarle una mastectomía completa.

La mujer dijo que no se reconocía al espejo al ver la cicatriz en donde solía estar su seno, además de sentirse cohibida.

Fay Cobbet sabía que la operación le salvó la vida, no podía evitar extrañar el cuerpo que tenía antes.

Le dieron una prótesis genérica para utilizarlo debajo del sostén, pero reconoció que la “odiaba”.

ERl malestar de la mujar motivó a su esposo a buscar una solución creativa, investigó y usó su impresora 3D para hacer un implante de mama con las características del cuerpo de su esposa. 

Después de un año de modelos de prueba, Tim consiguió el producto final.

"Fue como un sueño. Coloqué la prótesis en mi corpiño y caminé, incluso saltando arriba y abajo. Se adaptó perfectamente al cuerpo y no sobresalía".

De esta manera decidieron fundar una empresa para que otras mujeres con cáncer de mama también tengan la oportunidad que tuvo Fay.

Están a un mes de hacer el lanzamiento oficial de su producto, pero ya han hablado con más de una docena de interesados que alojan esperanzas ante este emprendimiento. 

En esta nota
  • Enfermedades

Comentarios