No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Lo Curioso

Moscas fosilizadas durante 41 millones de años murieron en un momento íntimo

Los fósiles de ámbar se asocian típicamente con el hemisferio norte, particularmente Myanmar.

Avatar del

Por El Imparcial

Moscas fosilizadas durante 41 millones de años murieron en un momento íntimo

Moscas fosilizadas durante 41 millones de años murieron en un momento íntimo

Un par de moscas de patas largas se encontraron con un final al estilo Romeo y Julieta hace alrededor de 41 millones de años, cuando la caída de resina de un árbol arruinó el tierno momento. Sin embargo, su acto de fornicación interrumpido se conservó para toda la eternidad en esta pieza pornográfica de ámbar.

Las arañas prehistóricas, hormigas, mosquitos y un par de moscas copuladoras se encuentran entre los tesoros únicos de fósiles de ámbar descritos en un artículo publicado hace unas horas en Scientific Reports.

Los fósiles de ámbar se asocian típicamente con el hemisferio norte, particularmente Myanmar, que ha producido una variedad desconcertante de fósiles a lo largo de los años. La nueva selección es única porque se encuentran entre los fósiles de ámbar más antiguos recolectados del hemisferio sur, incluidos los sitios de Australia y Nueva Zelanda. El nuevo documento fue encabezado por Jeffrey Stilwell, de la Escuela de Tierra, Atmósfera y Medio Ambiente de Monas.

La nueva colección abarca un vasto período de tiempo, que se extiende desde el período Triásico Tardío hace unos 230 millones de años hasta el Eoceno Medio Tardío hace unos 40 millones de años. Stilwell y sus colegas descubrieron miles de piezas de ámbar, muchas de las cuales contenían varios animales, plantas y microorganismos.

Los fósiles de ámbar son valiosos porque ofrecen una perspectiva 3D de especímenes inmaculadamente conservados. En algunos casos raros, estos fósiles pueden incluso capturar un comportamiento particular, como las garrapatas que se arrastran a través de plumas de dinosaurio o una araña que ataca a una avispa. En este caso, los investigadores tuvieron la suerte de encontrar un par de moscas de patas largas copuladas (Dolichopodidae), que vivían en el sur de Gondwana durante el Eoceno medio tardío en lo que ahora es Anglesea, Australia.

“Este puede ser el primer ejemplo de “comportamiento congelado” en el registro fósil de Australia”, dijo Stilwell en un comunicado de prensa.

Pero como la paleontóloga Victoria McCoy de la Universidad de Wisconsin, Milwaukee le dijo al New York Times, estas moscas podrían no estar en sus posiciones finales de muerte. “Es posible que una mosca estuviera atrapada en el ámbar y la otra estaba un poco emocionada e intentó aparearse”, dijo McCoy, que no participó en la investigación.

Podría ser, pero queremos y deseamos que estas moscas fornicadoras hayan muerto felices.

Para estas lujuriosas moscas de patas largas, su acto copulatorio final se ha conservado para que todos lo vean, pero podría haber sido peor, como lo ejemplifica un pedazo de ámbar de 99 millones de años que contiene a un macho de patas largas con el pene firmemente erguido. Como escribí en mi cobertura de este descubrimiento en 2016, “es posiblemente la erección más antigua y longeva de la historia de la ciencia”.

Y en otro momento incómodo atrapado en el tiempo, un trozo de ámbar chino de 100 millones de años muestra a un caballito del diablo tratando de cortejar a una hembra. Al menos las moscas de patas largas tuvieron la oportunidad de hacer el acto horizontal, indica Gizmodo.

Los fósiles de color ámbar proporcionan una visión sin precedentes de los ecosistemas que existieron hace mucho tiempo en el sur de Pangea, el sur de Gondwana y Zealandia. A partir de hace 200 millones y 175 millones de años, las masas de tierra ahora reconocidas como Sudamérica, África, Madagascar, India, Antártida y Australia comenzaron a separarse del supercontinente Pangea, formando el supercontinente menor Gondwana.

Además de estas moscas, el documento describe una nueva especie de hormigas fósiles llamada Monomorium y un pequeño hexápodo sin alas, ambos del sur de Gondwana. Un lote de arañas bebé, mosquitos picadores, hepáticas y trozos de musgo se encuentran entre los otros artículos que se encuentran envueltos en la resina de los árboles fosilizados. Los científicos también encontraron una pieza de ámbar que tiene alrededor de 230 millones de años, la más antigua del sur de Pangea.

Mirando hacia el futuro, los investigadores continuarán catalogando los diversos animales encontrados en el ámbar, ya que muchos de ellos podrían representar nuevas especies y posiblemente incluso nuevos grupos de animales.

En esta nota
  • Hallazgo

Comentarios