No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Lo Curioso

La razón por la que se puede abrir una lata de refresco solo frotando

El principio físico en el que se basa tiene que ver con la temperatura. 

Avatar del

Por El Imparcial

La razón por la que se puede abrir una lata de refresco solo frotando(Cortesía)

La razón por la que se puede abrir una lata de refresco solo frotando | Cortesía

Uno de los vídeos virales más populares de este fin de semana muestra un sorprendente método para abrir latas de refresco sin usar la argolla. El protagonista simplemente frota un palillo chino contra el borde de la abertura y al cabo de un rato la solapa estalla. ¿Es posible? Sí, te explicamos cómo.

No es la primera vez que vemos este método circulando por Internet. De hecho es una de las formas más efectivas de abrir una lata de refresco con gas si por lo que sea se nos ha roto la parte que sirve para abrirla.

El principio físico en el que se basa tiene que ver con la temperatura. El truco consiste en frotar la acanaladura o línea de apertura de la lata (justo el borde del agujero) con ayuda de un instrumento romo y más blando que el metal de la lata.

Esta última parte es clave porque lo que hacemos no es cortar ni lijar el borde. Tan solo lo calentamos. Un palito nos puede servir, pero también funciona con la tapa de una pluma o un rotulador.

La acanaladura que rodea la solapa de una lata es muy fina. Al calentarla, dilatamos el metal en una zona que ya de por sí es frágil, y además calentamos el líquido del interior. La ley de Charles establece que para una cierta cantidad de gas a una presión constante, al aumentar la temperatura, el volumen del gas aumenta y al disminuir la temperatura, el volumen del gas disminuye.

Es una ley que se refiere a condiciones ideales, pero tiene su aplicación empírica aquí. Al calentar la fina acanaladura de la solapa debilitamos el metal por dilatación y además incrementamos la presión del CO2 contenido en el recipiente. 

La presión interna del gas aumenta por encima de lo que la debilitada acanaladura es capaz de contener y la solapa salta con un sonoro pop. Por eso se abre hacia afuera en lugar de hacerlo hacia adentro, indica Gizmodo.

Hay tres matices a considerar. El primero es que este truco solo funciona en latas de bebida con gas. El segundo es que no todas las marcas de refresco tienen la misma cantidad de CO2. El tercero y último es que el truco nos va a ser mucho más difícil si la lata está muy fría.

Si quieres impresionar a tus amigos con este truco de “brujería”, procura usar una lata a temperatura ambiente. 

En esta nota

Comentarios