Lo Curioso

La mirada irresistible de los perros es fruto de la domesticación

Científicos de la Universidad de Porstmouth investigaron a qué se debe esta tierna mirada.

Avatar del

Por Redacción

Los perros después de estar un tiempo con los humanos levantan las cejas con más frecuencia.(Pixabay)

Los perros después de estar un tiempo con los humanos levantan las cejas con más frecuencia. | Pixabay

¿Te has preguntado por qué te conmueve la mirada de tu perro? La mirada de arrepentimiento o de suplica que los perros hacen para conmovernos es resultado de la evolución a nuestro lado, eso según un reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

En este estudio investigadores llegaron a la conclusión de que los músculos faciales involucrados en la expresión facial de los perros existen en mayor cantidad en los perros que en los lobos, el pariente salvaje de nuestros canes.

El equipo de la psicologa Juliane Kaminski, de la Universidad de Porstmouth diseccionó y analizó los múscolos faciales de 6 perros: un mestizo, un golden retriever, un sabueso, un husky siberiano, un chihuahua y un pastor alemán, y cuatro lobos grises.

Todos los perros contaban con un músculo sobre el párpado del ojo llamado levator anguli oculi medialis, pero en el caso de los lobos fue difícil encontrarlo, y en los que lograron encontrar era de un menor tamaño.

El equipo de investigadores no comentó que las miradas de los perros puedan o no ser intencionales, pero sí indicó que de alguna manera los caninos perciben que son una manera de comunicarse con los humanos.

El equipo de Kaminski completó el estudio con la observación de ejemplares vivos, y descubrieron algo sorprendente: después de estar más de dos minutos junto a un humano, los canes levantaban sus cejas con mayor frecuencia y e intensidad que los lobos.

Los investigadores concluyeron que lo más probable es que este comportamiento, y esos músculos, se hubiesen desarrollado como consecuencia de un proceso de selección artificial inducido por las preferencias de los humanos durante el proceso de domesticación.

Con información de National Geographic.

En esta nota

Comentarios