No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Lo Curioso

Encuentran la verdadera fuente de las rocas más grandes de Stonehenge

El estudio, dirigido por el geólogo David Nash de la Universidad de Brighton, disipa las teorías tradicionales sobre estas rocas y su origen.

Avatar del

Por El Imparcial

Encuentran la verdadera fuente de las rocas más grandes de Stonehenge(Andre Pattenden)

Encuentran la verdadera fuente de las rocas más grandes de Stonehenge | Andre Pattenden

El origen de las piedras más grandes utilizadas para construir Stonehenge ha sido un tema de debate considerable durante siglos, pero un nuevo análisis químico de estas rocas puede haber resuelto el problema de una vez por todas.

West Woods, en el condado británico de Wiltshire, ha sido identificado como la fuente principal de las enormes rocas Sarsen encontradas en Stonehenge, según una nueva investigación publicada ayer en Science Advances. Un análisis geoquímico muestra que el 96% de los sarsens en Stonehenge se originaron en West Woods, una meseta a 25 kilómetros al norte del monumento.

El estudio, dirigido por el geólogo David Nash de la Universidad de Brighton, disipa las teorías tradicionales sobre estas rocas y su origen, mientras pinta una imagen más clara de la ruta tomada para transportar estas rocas gigantes al sitio neolítico.

El origen de las piedras azules más pequeñas ubicadas cerca del interior de Stonehenge se remontaba anteriormente a Gales, a unos 225 kilómetros de la estructura megalítica. En cuanto a las piezas más grandes, conocidas como sarsens (o más técnicamente silcreto de óxido diurno), han sido motivo de controversia. Hoy, 52 de aproximadamente 80 sarsens originales permanecen en Stonehenge, la más grande de las cuales alcanza 9 metros y pesa 25 toneladas.

Una teoría popular propuesta ya en el siglo XVI sugiere que las rocas sarsens se originaron en Marlborough Downs, un sitio ubicado a 30 kilómetros al norte de Stonehenge y un poco al norte de West Woods en el lado opuesto del río Kennet. Esta concepción “rara vez se cuestiona y nunca se ha probado rigurosamente”, escribieron los autores en el nuevo artículo.

Utilizando un espectrómetro de fluorescencia de rayos X portátil, Nash y sus colegas realizaron exploraciones no invasivas de todos los cálculos sarsen verticales y horizontales en Stonehenge. Esto les permitió determinar la composición química de las rocas. Luego, una muestra del núcleo tomada de uno de los sarsens en 1958, Roca 58, se analizó con un espectrómetro de masas y se comparó con otros sarsens encontrados en el sur de Gran Bretaña. Como señalan los autores en el estudio, esto generó “señales químicas de alta resolución para el monumento y las posibles regiones de origen”.

Un análisis estadístico de estos datos mostró que 50 de los 52 sarsens en Stonehenge comparten una firma química con piedras encontradas en un área de origen común, concretamente West Woods, indica Gizmodo.

“Hasta hace poco no sabíamos que era posible proceder de una piedra como Sarsen”, dijo Nash en un comunicado de prensa de AAAS. “Ha sido realmente emocionante utilizar la ciencia del siglo XXI para comprender el pasado neolítico y responder una pregunta que los arqueólogos han debatido durante siglos”.

Que West Woods es el origen de las rocas sarsens es totalmente plausible. La gente ha vivido en esta meseta de 6 kilómetros cuadrados desde el período Mesolítico, hace al menos 8.000 años. El área alguna vez fue rica en sarsens, y los pozos de extracción son comunes.

No está del todo claro por qué West Woods fue elegido sobre otros lugares, pero los autores sospechan que el tamaño y la calidad de las piedras en este sitio podrían haber tenido algo que ver con eso. Lo que es más, su “posición topográfica en terreno elevado al sur del Kennet [río] y su relativa proximidad a la llanura de Salisbury [la ubicación de Stonehenge] también lo habría convertido en un lugar eficiente para obtener los sarsens”, escribieron los autores.

Es importante destacar que la nueva investigación sugiere que los sarsens fueron obtenidos y transportados a Stonehenge durante el mismo período de tiempo, alrededor de 2500 a. C., cuando el monumento estaba pasando por su segunda etapa de construcción.

Una vez establecida la fuente de las piedras, los científicos mapearon rutas probables sobre las cuales podrían haber sido transportados a Stonehenge; los constructores neolíticos podrían haber transportado las piedras a lo largo de una ruta desde West Woods a través de Knap Hill, o, alternativamente, una ruta a lo largo del White Horse Trail y a través del Valle de Pewsey y el río Avon (ver mapa).

Queda una pregunta abierta sobre las dos piedras que no provienen de West Woods, cuyo origen no se pudo determinar. ¿Fueron traídas por un equipo diferente de constructores o incluso por una comunidad neolítica diferente? ¿Podrían haberse obtenido estas piedras en las cercanías del monumento? Como escribieron los autores, es posible que algunas de las aproximadamente 28 piedras que faltan en Stonehenge y sus alrededores “también se derivaron de estas diferentes áreas de origen, pero probablemente nunca lo sabremos”.

Todavía hay mucho que aprender sobre este impresionante monumento y las personas que lo construyeron, probablemente para rastrear el solsticio de verano y organizar festivales gigantes. Lo que es seguro es que nos esperan descubrimientos más sorprendentes.

En esta nota
  • Hallazgo

Comentarios