Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / India

¿Cómo son los sentineleses? La tribu aislada más peligrosa del mundo

La tribu desciende directamente del primer gran éxodo africano, hace 60.000 años

HERMOSILLO, Son.- Los sentineleses, habitantes de la Isla Sentinel del Norte, representan un enigma cultural con más de 55,000 años de aislamiento y una feroz resistencia a cualquier forma de contacto externo. Esta tribu, que ha desafiado la globalización y se ha aferrado a sus raíces ancestrales, ha capturado la imaginación del mundo debido a su singularidad y su capacidad para mantenerse aislada de la civilización moderna.

La Isla Sentinel del Norte, parte del archipiélago de las Islas Andamán y Nicobar en el Golfo de Bengala, ha sido oficialmente territorio indio desde hace décadas. Sin embargo, las autoridades indias han impuesto una "zona de exclusión" desde 2006, prohibiendo a cualquier persona acercarse a menos de 5,6 kilómetros de sus costas. Esta medida, destinada a preservar la integridad de la tribu y proteger a posibles visitantes, sigue siendo crucial en la actualidad.

Las primeras interacciones documentadas con los sentineleses datan de 1771, cuando un barco mercante indio llamado Nineveh quedó atrapado en el arrecife de coral que rodea la isla. La tripulación, que logró llegar a la costa en botes de emergencia, fue encontrada muerta meses después por un barco de rescate de la Royal Navy. Este incidente marcó el inicio de una larga historia de intentos fallidos de contacto con la tribu.

En 1880, una expedición británica capturó a una pareja de ancianos y cuatro niños sentineleses. Aunque los adultos murieron a los pocos días debido a enfermedades desconocidas para ellos, los niños fueron devueltos a la isla con regalos. Este episodio ha sido citado como una posible explicación para la actitud hostil de los sentineleses hacia los forasteros.

Trilokinath Pandit, un antropólogo indio, se convirtió en una figura central en la historia de los intentos de contacto con los sentineleses. Durante unos 30 años, lideró expediciones que cosecharon ciertos éxitos limitados. En 1991, logró un encuentro amistoso con la tribu, proporcionando información valiosa sobre su cultura. Sin embargo, este éxito fue efímero, ya que los sentineleses volvieron a mostrar hostilidad hacia los forasteros.

El Imparcial: imagen de artículo

El caso del barco MV Primrose, que quedó atrapado cerca de la isla en 1981, también aportó a la narrativa histórica de los sentineleses. La tripulación, amenazada por los nativos, fue finalmente rescatada en helicóptero. Curiosamente, Pandit y su equipo descubrieron más tarde que las armas utilizadas por los sentineleses tenían puntas de hierro, sugiriendo un encuentro inesperado con la Edad de Hierro a través del abandono del barco.

El último contacto lamentable fue con el misionero John Allen Chau en noviembre de 2018. Chau, desafiando las restricciones gubernamentales y la clara hostilidad de la tribu, intentó predicar sus creencias religiosas a los sentineleses. Sin embargo, fue recibido con flechas y, trágicamente, perdió la vida. Su cuerpo nunca fue recuperado debido a la peligrosidad de la isla y la firme decisión de las autoridades de respetar la autonomía de los sentineleses y mantener la "zona de exclusión". Este dramático episodio resalta los riesgos y las consecuencias de ignorar las precauciones establecidas para proteger tanto a las tribus aisladas como a aquellos que buscan interactuar con ellas.

En esta nota