No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Lo Curioso

Cómo aliviar la onicomicosis de manos y pies

Te contamos qué dicen los expertos y cómo tratar esta infección fúngica.

Avatar del

Por Redacción

Cómo aliviar la onicomicosis de manos y pies(Tomada de la Red)

Cómo aliviar la onicomicosis de manos y pies | Tomada de la Red

Los remedios para la onicomicosis de manos y pies son bastante buscados entre las personas. Esta afección, que se caracteriza por causar una decoloración blanca o amarillenta, además de picor y otras molestias en las uñas, representa un tercio de las infecciones fúngicas de la piel.

De acuerdo con información publicada en Journal of Fungi, la infección está causada por hongos dermatofitos cuya naturaleza arraigada dentro de la placa ungueal hacen difícil su tratamiento. Por eso, con frecuencia es una condición difícil de eliminar y cuyos síntomas tienden a reaparecer con el paso del tiempo. Veamos a continuación qué se sabe al respecto.

Onicomicosis: lo que debes saber

La onicomicosis es una infección micótica que se localiza tanto en las uñas de las manos como de los pies; sin embargo, estos últimos suelen ser los más afectados. Aunque no se considera una afección grave, sí son un problema de salud pública debido a su alta prevalencia, mala respuesta a la terapia y el impacto clínico que ocasionan.

Como lo explican a través de la American Academy of Dermatology, condiciones de calor y humedad, como la de ambientes de piscinas o vestuarios públicos, propician a la infección. Además, también se relacionan con la falta de higiene, la sudoración y el calzado cerrado, o cualquier situación que exponga a las uñas a la humedad por tiempo prolongado.

Sus síntomas incluyen:

  • Manchas blancas o un cambio de color de la uña.
  • Engrosamiento de las uñas.
  • Uñas frágiles que se desmoronan o se levantan del dedo.
  • Uñas irregulares.
  • Picor y mal olor (en mínimos casos)

La mayoría de los casos son leves y no afectan más allá de lo estético. Sin embargo, cuando la infección se complica puede resultar doloroso para la persona y, de hecho, llega a causar daños irreversibles en las uñas. Asimismo, es una infección de cuidado en pacientes diabéticos o con enfermedades que comprometen al sistema inmunitario.

En estos pacientes es importante la atención médica, ya que cualquier lesión en los pies, incluyendo este tipo de infecciones, puede derivar en complicaciones serias debido a la respuesta inmune y los problemas circulatorios que padecen.

¿Funcionan los remedios para la onicomicosis de manos y pies?

En la literatura popular se han descrito una amplia variedad de remedios para la onicomicosis de manos y pies. Sin embargo, su uso sigue siendo cuestionado por los expertos. En el estudio de Journal of Fungi, se informa que opciones como el aceite de árbol de té y la planta conocida como ageratina pichinchensis mostraron actividad antimicótica.

Otras sustancias como los propóleos y el Vicks Vaporub también tuvieron efectos interesantes contra la onicomicosis en algunos estudios piloto. De cualquier modo, los resultados no son concluyentes y son necesarias más investigaciones para determinar la eficacia de este tipo de tratamientos.

Pese a esto, es aceptable su uso como tratamiento complementario, ya que no han mostrado efectos adversos relevantes en humanos, lo que sugiere que pueden ser seguros y tolerables. Eso sí, en la medida de lo posible, deberían emplearse en conjunto con el tratamiento médico.

Remedios farmacológicos para la onicomicosis

Hasta ahora, los remedios más aceptados para tratar la onicomicosis son los de tipo farmacológicos, aunque también siguen siendo materia de investigación. Coincidiendo con una publicación en Indian Journal of Pharmaceutical Sciences, estas opciones terapéuticas están disponibles como agentes tópicos y orales.

Los agentes tópicos incluyen formulaciones en laca como amorolfina 5 % y ciclopirox 8 %. Las cremas, polvos y otros productos de uso tópico no suelen ser tan efectivas porque no penetran con tanta facilidad.

Entre tanto, el tratamiento oral puede incluir griseofulvina, terbinafina, itraconazol y ketoconazol. Estos requieren un periodo de uso más extenso e implican mayor riesgo de efectos secundarios, como dolores de cabeza, trastornos gastrointestinales y erupciones cutáneas, entre otros.

Por lo anterior, su dosis y tiempo de administración debe ser sugerida directamente por el profesional. Lo que hay que considerar es que ambas opciones deben emplearse de manera constante para obtener resultados. De lo contrario, es probable que la infección persista y hasta empeore.

¿Qué más puede ayudar contra la onicomicosis?

Ante un problema como la onicomicosis es importante consultar al dermatólogo para recibir un diagnóstico y obtener un tratamiento según el caso. Pero además, también pueden aplicarse algunas medidas simples de autocuidado, como por ejemplo optar por calzado ventilado, secar bien los pies y usar calzado en áreas húmedas como piscinas, duchas y vestuarios.

Con información de Informe 21.

En esta nota
  • cuidado de la salud

Comentarios