Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Airbnb

¿Qué ganamos y perdemos en un mundo sin Airbnb?

Barcelona no es la única ciudad que está imponiendo severas restricciones a los alquileres temporales.

¿Qué ganamos y perdemos en un mundo sin Airbnb?

El 21 de junio, el alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, anunció planes para prohibir los alquileres temporales en la ciudad a partir de noviembre de 2028. Esta decisión se tomó para resolver lo que Collboni describió como “el mayor problema de Barcelona”: una crisis de vivienda que ha dejado a residentes y trabajadores fuera del mercado inmobiliario debido al aumento en el precio de los arriendos.

Barcelona no es la única ciudad que está imponiendo severas restricciones a los alquileres temporales. Desde septiembre de 2023, es ilegal alquilar a corto plazo un apartamento en Nueva York sin estar registrado con las autoridades y estar presente en la propiedad cuando alguien se queda. Berlín prohibió los Airbnb y los arriendos temporales en 2014, permitiéndolos nuevamente en 2018 bajo estrictos controles. En muchas ciudades costeras de California, los arriendos temporales están prohibidos o altamente controlados.

Este es un tema que afecta globalmente. Alrededor del mundo, plataformas como Airbnb, VRBO, Booking.com y Expedia.com están bajo escrutinio, ya que se cuestiona el impacto del turismo en las comunidades locales y se busca un balance entre los beneficios para turistas y residentes.

Ventajas de un mundo sin Airbnb

  1. Alivio de la crisis de vivienda: La principal ventaja de restringir o prohibir los alquileres temporales es el potencial alivio de la crisis de vivienda. Al reincorporar apartamentos al mercado residencial, como planea hacer Barcelona con 10,000 propiedades, se espera que los precios de los arriendos se estabilicen y se mejore el acceso a la vivienda para los locales.
  2. Reducción del turismo excesivo: En destinos turísticos muy populares, las restricciones pueden mitigar el impacto del turismo excesivo. Lugares como Málaga, Mallorca y las islas Canarias, junto con Barcelona, se han visto afectados por el turismo masivo, que a menudo perjudica la calidad de vida de los residentes.
  3. Preservación de la autenticidad local: Sin la presión del turismo, los centros urbanos pueden mantener su carácter y cultura local. Según Lucy Perrin, editora del diario británico The Times, esto podría hacer que los viajes a ciudades como Barcelona sean más auténticos y menos comerciales.

Desventajas de un mundo sin Airbnb

  1. Aumento de precios en hoteles: La eliminación de los alquileres temporales podría resultar en precios de alojamiento más altos para los viajeros. Con menos competencia, es probable que los hoteles aumenten sus tarifas, como ya se ha observado en Nueva York, donde los precios de las habitaciones de hotel han subido a un promedio récord de 300 dólares por noche.
  2. Limitación para familias y grupos: Las familias y los grupos que buscan opciones de alojamiento más económicas y prácticas pueden verse especialmente afectados. Caitlin Ramsdale de Kid & Coe señala que los hoteles no siempre ofrecen las mejores soluciones para estos viajeros, tanto en términos de diseño como de precios.
  3. Menor flexibilidad y opciones: Los alquileres temporales ofrecen una flexibilidad y diversidad de opciones que los hoteles no pueden igualar. Para muchos viajeros, especialmente los aventureros, estos alojamientos proporcionan experiencias más locales y auténticas.

Te puede interesar: VIDEO: Adolescentes en TikTok descubren que son gemelas separadas al nacer

La prohibición total de los alquileres temporales no es la única solución. Muchas ciudades, como Berlín, permiten el alquiler temporal bajo estrictas regulaciones, limitando el tiempo que una propiedad puede estar en el mercado de alquileres a corto plazo. Esta regulación permite a los anfitriones obtener ingresos adicionales sin perjudicar significativamente el mercado de vivienda local.

Sin embargo, la implementación y el cumplimiento de estas regulaciones pueden ser costosos y complicados. Para los viajeros, las noticias son mayormente negativas, ya que la reducción de opciones puede resultar en menos competencia y, por lo tanto, en precios más altos.

Con información de la BBC.


Temas relacionados