Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Arte

Prometeo y el milagro de la luz eléctrica: La visión de Maxfield Parrish

Prometeo es conocido por haber dado a los humanos el fuego, símbolo de iluminación y progreso.

Prometeo y el milagro de la luz eléctrica: La visión de Maxfield Parrish

En 1919, Maxfield Parrish, un reconocido ilustrador comercial, fue comisionado por General Electric para crear una serie de ilustraciones destinadas a un calendario que promocionaría las bombillas Edison Mazda. Con la intención de destacar su producto como algo revolucionario, los ejecutivos de General Electric pidieron a Parrish que contara una “historia de la luz”. Y quién mejor para ello que el mítico Prometeo, el titán que robó el fuego a los dioses para entregárselo a la humanidad.

Prometeo es conocido por haber dado a los humanos el fuego, símbolo de iluminación y progreso. Esta hazaña lo convierte en una figura emblemática, un patrón de las artes y las ciencias, el verdadero motor del avance humano. Parrish representó a este héroe mitológico con su distintiva técnica: bañado en luces cálidas y doradas, Prometeo aparece joven y triunfante, portando una antorcha. Esta imagen resonó profundamente con los ejecutivos de General Electric, quienes vieron en ella la metáfora perfecta del milagro de la luz eléctrica.

Maxfield Parrish, Estados Unidos, 1870–1966.

Te puede interesar: ¿Cuál es el origen de las estatuas vivientes?

El fondo de la ilustración es un paisaje típico de Parrish: montañas imaginarias y detalladas, con la luz de la luna reflejándose en un lago, creando un azul medianoche aterciopelado, inspirado en los paisajes de Nueva Inglaterra. Este entorno onírico complementa a la figura de Prometeo, situándolo en un contexto de fantasía y realidad.

Uno de los sellos distintivos de Parrish es su uso magistral del color. Aplicaba capas de esmaltes de colores casi transparentes, lo que producía efectos impresionantes, dando a sus ilustraciones una apariencia de irradiar luz propia. Este detalle encantó a los ejecutivos de General Electric, pues las bombillas Edison Mazda prometían precisamente eso: una luz propia y brillante.

Así, Maxfield Parrish, con su habilidad artística, logró capturar la esencia del avance tecnológico de la época, inmortalizando a Prometeo como un símbolo del milagro de la luz eléctrica.

Con información de HA!

Temas relacionados