Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Influencers

Estos son los influencers más odiados por el público

Su comportamiento grosero con otros influencers y sus propios fans no ha ayudado a mejorar su imagen

MÉXICO.- En el mundo de las redes sociales, algunos influencers han pasado de ser admirados a ser objeto de desprecio generalizado.

“El Rey de TikTok” se ganó la desaprobación por cobrar 1200 pesos por saludo y luego hacer el ridículo en sus intentos de ser modelo y cantante.

Su comportamiento grosero con otros influencers y sus propios fans no ha ayudado a mejorar su imagen.

Yael Cabrera, otro caso notable, ha sido tema de conversación no solo por sus actos ridículos, sino también por sus controversias, incluyendo contactos inapropiados con fans menores de edad y fingir secuestros para sacar dinero de sus seguidores.

Cabrera incluso simuló su muerte para luego regresar “a la vida” al estilo de un programa de telerrealidad, demostrando una necesidad insaciable de atención.

Jay Lin, aunque ha conseguido la atención con su estilo y voz, ha sido acusada de colgarse de la fama de otros artistas y de vivir a la sombra de figuras más prominentes en la industria. Sus controversias incluyen el trato irrespetuoso hacia sus seguidores y problemas legales.

El caso de Carlos Feria es quizás uno de los más preocupantes. Inicialmente visto como un padre ejemplar, su reputación se desplomó tras la difusión de un vídeo donde se le veía abusando de su esposa.

La situación empeoró cuando varios usuarios señalaron que sus bromas hacia su hija eran inadecuadas y que invadía su privacidad de manera constante.

Soy Belén, una vegana autoproclamada, se vio envuelta en una disputa pública cuando respondió de manera arrogante a un pequeño granjero que compartía consejos sobre cómo cuidar sus gallinas.

Su intolerancia y soberbia le ganaron el desprecio del público, que reaccionó con memes y burlas.

El caso de Reset es uno de los más infames. Este youtuber español fue condenado a prisión por dar comida adulterada a un hombre sin hogar, justificando su acto cruel como una broma.

La condena de 15 meses de cárcel y una multa de 20 mil euros no solo marcó su caída en desgracia, sino que también sirvió de lección sobre los límites del contenido en las redes sociales.

Finalmente, Juanito, quien alguna vez fue visto como la pareja ideal de una famosa influencer, ha sido acusado de infidelidades y maltrato hacia su esposa.

A pesar de sus intentos de defenderse, sus palabras solo empeoraron la situación, revelando una personalidad manipuladora y conflictiva.

Estos casos demuestran cómo la búsqueda insaciable de fama y atención puede llevar a los influencers a comportamientos autodestructivos y polémicos, resultando en la pérdida de apoyo y admiración del público.

En esta nota