Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Curiosidades

Conoce la curiosa paradoja de Epiménides (o del cretense) y su posible solución

Esta paradoja nos lleva al terreno de la lógica, donde una afirmación que se refiere a sí misma crea un bucle infinito de preguntas.

Conoce la curiosa paradoja de Epiménides (o del cretense) y su posible solución

MÉXICO.- En el trasfondo de la antigua filosofía se encuentra una pregunta que ha desconcertado a los pensadores durante siglos: la Paradoja de Epiménides, también conocida como la Paradoja del Cretense.

Epiménides, un filósofo y poeta de Creta, una vez afirmó que “todos los cretenses son mentirosos”, lo que nos lleva a preguntarnos: si él mismo es cretense, ¿es su declaración una mentira o una verdad?

Epiménides

Esta paradoja nos lleva al terreno de la lógica, donde una afirmación que se refiere a sí misma crea un bucle infinito de preguntas. Si Epiménides dice la verdad, entonces, según lo que dice, está mintiendo. Pero si está mintiendo sobre los cretenses siendo mentirosos, entonces está diciendo la verdad, lo que significa que está mintiendo, y así sucesivamente.

También te puede interesar: Joven le gasta una broma a su hermana: ¡le hace creer que se quedó dormida y perdió su examen!

¿Cuál es la posible solución de esta paradoja?

Este enigma va más allá de ser simplemente un juego de palabras; ha influido en el desarrollo de la teoría de conjuntos, la lógica matemática y la teoría de la computación. Destaca los límites de la autorreferencia y las dificultades de la consistencia en los sistemas formales.

A lo largo de los años, matemáticos y filósofos han intentado desentrañar este misterio. Desde el trabajo de Bertrand Russell y su teoría de tipos, que evita estas paradojas al establecer una jerarquía de lenguajes, hasta las teorías de la verdad y la semántica formal, la Paradoja de Epiménides sigue siendo un tema de fascinación y estudio.

Una posible clave para resolver esta paradoja radica en entender que no todos los enunciados se evalúan a sí mismos. Epiménides no estaba haciendo una afirmación sobre sí mismo, sino sobre los otros cretenses. Por lo tanto, su declaración no se contradice. Es un ejemplo de autorreferencia, pero no de autocontradicción.

En esta nota