Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Curiosidades

La misofonía: cuando los sonidos cotidianos se convierten en tortura

Muchas personas experimentan irritación o furia ante determinados sonidos de la vida diaria: ¿te ha pasado?

La misofonía: cuando los sonidos cotidianos se convierten en tortura

MÉXICO.- La misofonía, un término que puede sonar poco familiar, es más común de lo que podríamos imaginar, y sus efectos pueden ser bastante desagradables para quienes la padecen. ¿Alguna vez has sentido una inexplicable irritación o furia al escuchar a alguien masticar, toser o beber? Si es así, podrías estar experimentando los síntomas de este trastorno neurológico.

También te puede interesar: VIRAL: hombre recoge agua de una pila callejera para preparar aguas frescas y venderlas

El Imparcial: imagen de artículo

¿Qué es la misofonía?

La misofonía se define como la intolerancia a sonidos habituales y cotidianos producidos por otras personas. Estos sonidos pueden incluir actividades tan comunes como comer, beber, toser o incluso el ruido generado al usar ciertos objetos. Para quienes padecen misofonía, estos sonidos no solo resultan molestos, sino que pueden desencadenar conductas agresivas o ansiedad.

Síntomas y curiosidades

  • Aversión hacia ciertos sonidos: el síntoma principal es una reacción emocional exagerada ante ruidos que para otras personas son triviales. Cada individuo con misofonía responde de manera diferente a distintos estímulos.
  • Reacciones incontrolables: aunque son conscientes de que sus emociones negativas carecen de sentido, las personas con misofonía no pueden evitar sentirse irritadas o furiosas.
  • Baja tolerancia con personas cercanas: curiosamente, las emociones negativas suelen ser más intensas cuando el ruido proviene de alguien cercano. El sonido de masticación de un familiar puede desencadenar una reacción mucho mayor que si lo hiciera un desconocido.
  • Paranoia: uno de los síntomas más graves es la aparición de pensamientos irracionales sobre las intenciones de quienes producen el sonido. ¿Están haciéndolo a propósito? ¿Me están molestando deliberadamente?

Origen y causas

La misofonía tiende a manifestarse temprano en la vida, generalmente durante la infancia o adolescencia. Algunos expertos sugieren que tiene su origen en experiencias negativas relacionadas con sonidos específicos. Es posible que el individuo haya sufrido un trauma infantil vinculado a un determinado ruido. Aunque no siempre recuerden esa experiencia, sus emociones se disparan como si estuvieran frente al peligro real que vivieron en el pasado.

En esta nota