Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Tatuajes

Wolfgang Flatz: Subasta de la piel tatuada del artista se cancela por coleccionista que compró todas las piezas “por adelantado”

Los lotes fueron comprados anticipadamente por un coleccionista suizo, quien recibirá fotografías en blanco y negro de los lotes hasta que sean transferidos a él después de la muerte del artista.

Subasta de piel tatuada de artista es cancelada

MÚNICH.- Una subasta de la piel tatuada de un artista austriaco ha sido cancelada después de que las 12 piezas fueran compradas por un coleccionista por “una suma de siete cifras” antes del evento.

La venta de la piel de Wolfgang Flatz estaba programada para tener lugar en el museo de arte moderno y contemporáneo de Múnich, la Pinakothek der Moderne, el 8 de febrero.

Los lotes han sido adquiridos por un coleccionista suizo, quien recibirá fotografías en blanco y negro de los lotes hasta que sean transferidos a él póstumamente, informa The Art Newspaper.

Una pieza restante de piel tatuada se dará al hijo del artista.

Los tatuajes incluyen el nombre del artista en cirílico y una cita del filósofo romano Cicerón: “Dum spiro spero” (mientras respiro, espero).

Debate ético y legal

La subasta plantea algunos de los desafíos éticos y legales relacionados con la producción, exhibición y venta de obras de arte de vanguardia, especialmente el movimiento de Accionismo Vienés (que abarca las décadas de 1960 y 1970), con el que Flatz estuvo asociado.

Habrá sensibilidades éticas y culturales en torno a la venta de piel, que es tejido humano y un órgano”, dice Xisca Borràs, socia del equipo regulador de ciencias de la vida de la firma legal del Reino Unido, Bristows. “La ley no aborda específicamente esta práctica, a pesar de los esfuerzos del Consejo de Europa y los diferentes países en Europa para detener el tráfico de órganos humanos. Y si el artista podría dar un ‘consentimiento adecuado’, dado que se le está pagando por la piel tatuada, es una cuestión legal abierta”.

Imogen Goold, profesora de derecho médico en la Universidad de Oxford, coincide en que la posición legal de tales obras es complicada:

La mayoría de las leyes cubren el uso de tejido humano en el contexto de la investigación. Existe algo de jurisprudencia, pero se centra en la propiedad, en lugar de la venta de tejido humano. Sorprendentemente, se venden varios tipos de tejido humano y material corporal. El mejor ejemplo es el cabello para pelucas. También ha habido intentos de vender leche materna en línea. Este tipo de ventas probablemente estén cubiertas por la legislación de protección al consumidor, pero la legalidad de la venta no es algo que la ley haya considerado realmente”.

Te puede interesar: Mujer con 800 tatuajes en todo su cuerpo enfrenta discriminación y exclusión social

En esta nota