Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Cambio climatico

¿Colapso inminente en el Atlántico? Un estudio alerta sobre la posible detención de la AMOC

La disminución de su velocidad podría desencadenar impactos devastadores, incluyendo un enfriamiento drástico en Europa y un aumento del nivel del mar.

¿Colapso inminente en el Atlántico? Un estudio alerta sobre la posible detención de la AMOC/Pexels

CIUDAD DE MÉXICO.- En los últimos días, un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances, el estudio titulado “Physics-based early warning signal shows that AMOC is on a tipping course”, escrito por René M. Van Westen, Michael Kliphuis y Henk A. Dijkstra ha puesto en alerta a la comunidad científica y a la sociedad en general sobre la posible detención de una de las corrientes oceánicas más cruciales del planeta: la Circulación Meridional Atlántica (AMOC, por sus siglas en inglés). Este sistema de corrientes, también conocido como la “gran cinta transportadora de agua”, desempeña un papel fundamental en la regulación del clima global y en la distribución de nutrientes, calor y oxígeno en todo el mundo.

La AMOC, una parte vital de la circulación termohalina del océano, ha sido objeto de estudio durante décadas debido a su importancia para el clima de la Tierra y su influencia en regiones como Europa, donde contribuye a moderar las temperaturas invernales. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que este sistema podría estar en peligro de colapso inminente.

La circulación termohalina, que se basa en variaciones de temperatura y salinidad para generar corrientes oceánicas, está siendo afectada por el cambio climático y la alteración de los patrones naturales del océano. Como resultado, la AMOC ha experimentado una disminución del 15% desde 1950 y se encuentra en su estado más débil en más de un milenio, según estudios previos.

El nuevo estudio, que se basa en datos observacionales y modelos informáticos avanzados, revela que la AMOC podría estar cerca de un punto crítico de inflexión. La pérdida de salinidad y densidad en el océano Atlántico debido al deshielo polar está contribuyendo a frenar el sistema de corrientes, lo que aumenta el riesgo de un colapso total.

Los efectos de un colapso de la AMOC serían devastadores. Se espera que regiones como el norte de Europa sufran un enfriamiento drástico, con descensos de temperatura invernal de hasta varias decenas de grados en un siglo. Además, se prevén cambios significativos en los patrones de lluvia tropical y un aumento del nivel del mar en el Atlántico de hasta un metro, lo que podría inundar numerosas ciudades costeras en todo el mundo.

También podría interesarte: Científicos proponen un ‘paraguas gigante’ en el espacio para combatir el cambio climático

Ante estos riesgos, los científicos advierten que es crucial tomar medidas urgentes para evitar un colapso de la AMOC. Aunque no se puede predecir con certeza cuándo ocurrirá, algunos estudios sugieren que podría suceder en las próximas décadas o incluso durante este siglo. En cualquier caso, la preservación de este sistema oceánico vital se ha convertido en una prioridad ineludible en la lucha contra el cambio climático y sus impactos cada vez más graves en nuestro planeta.

En esta nota