Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Lo curioso / Curiosidades

Este era el platillo favorito de la Roma Imperial

Lo más importante y que nunca debía faltar en todos los platillos era una planta especial llamada Silphium, la cual se extinguió en la era cristiana y solo se conoce a través de ciertos textos donde se menciona que era más valiosa que el oro

¿Alguna vez te has preguntado cuáles eran algunos de los platillos favoritos en la época de la Roma Imperial? Durante este periodo, el consumo de carne aumentó considerablemente, especialmente la de cerdo, y las aves de corral eran muy apreciadas, ya que estos banquetes eran un símbolo de estatus para la aristocracia.

Uno de los platillos sumamente apreciados por los romanos en la época imperial era el flamingo a las brasas. Sin embargo, lo más importante y que nunca debía faltar en este y en todos los platillos era una planta especial llamada Silphium, la cual se extinguió en la era cristiana y solo se conoce a través de ciertos textos donde se menciona que era más valiosa que el oro. Por esta razón, esta planta debía estar presente en todos los alimentos consumidos por los emperadores.

La carne de aves, cerdo y animales de caza cuya carne fibrosa se hervía con agua o leche una, dos e incluso tres veces, perdía parte de su sabor. Para hacerla más apetitosa, se añadían salsas, condimentos y especias.

Otro platillo de lujo que los emperadores consumían cuando tenían visitas era el porcus troianus: un cerdo relleno de salchichas con salsas aromáticas y verduras.

Por otro lado, las carnes que no se consumían mucho eran las de gallina, ya que se criaban exclusivamente para la producción de huevos. La carne de bovino tampoco se consumía, ya que estos animales eran fundamentales para trabajar en los campos; tanto es así que hasta finales del siglo IV, matar uno estaba penado con el exilio o la muerte.

En esta nota