No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sección LMP

Muere Leo Valenzuela, coach de Tomateros, mientras disputan semifinales de LMP

"El regalo que representa la vida, no es eterno. Pero algunos saben hacerlo valer", escribió Tomateros en honor a Leo Valenzuela, coach de Culiacán que recientemente perdió la vida.

Avatar del

Por Comunicado de Prensa

Muere Leo Valenzuela, coach de Tomateros, mientras disputan semifinales de LMP(Facebook)

Muere Leo Valenzuela, coach de Tomateros, mientras disputan semifinales de LMP | Facebook

CULIACÁN, Sinaloa.- El Club de Béisbol Tomateros lamenta profundamente el fallecimiento de Leo Valenzuela, coach guinda que murió este martes 13 de enero, en la ciudad de Culiacán.

El regalo que representa la vida, no es eterno. Pero algunos saben hacerlo valer.

Hoy, Tomateros de Culiacán despide a un gran amigo y miembro de la organización guinda, que durante muchos años entregó lo mejor de sí.

Leo Valenzuela nació el 12 de noviembre de 1956 en Ciudad Obregón, Sonora.

Como pelotero, participó en catorce temporadas dentro de la Liga Mexicana del Pacífico en las que acumuló 763 hits y 120 bases robadas.

Pero, Leo logró transformar sus grandes habilidades en el terreno, hasta convertirlas en maravillosas enseñanzas. Su legado fue enseñarle a los demás cómo ser mejores en el terreno de juego.

Leo se incorporó como coach a los guindas hacia finales del siglo anterior.

En ese tiempo, pudo participar en la construcción de una gran época ganadora para el equipo.

Primero llegó el campeonato de la temporada 2001-2002, ciclo que se selló con el inolvidable título en las Serie del Caribe de Caracas 2002.

Dos años más tarde, la novena corona en la historia guinda, tras vencer a los Yaquis de Ciudad Obregón en cinco juegos de Serie Final.

Leo sirvió siempre con la humildad de alguien quien fuese figura en el diamante de la Liga Mexicana del Pacífico, pero que comprende que vino al mundo a dar a los demás.

Descanse en paz y hasta siempre amigo. ¡Gracias por todo, Leo Valenzuela!
 

En esta nota

Comentarios